EL LADO OSCURO DE LEO

Todos tenemos un lado malo, y tú, no vas a ser la excepción…

Leo, ya sabemos que eres leal, orgulloso, valiente, espléndido y magnifico. Sí, pero no te has planteado que probablemente todos los que te adulan de esa manera lo hacen porque tienen miedo a que el Rey del Zodiaco les de una buena puñalada por la espalda. Pues si.

Este es el lado oscuro del signo Leo…

¿Es cierto que eres vanidoso, autoritario, mandón y contestón?

Mucho. Sabes de sobra que tienes una actitud arrogante cuando tu lado oscuro se muestra, como buen signo de fuego que eres. Amas el drama y todo lo que le rodea. Una infidelidad por parte de cualquiera y armarás el escándalo de su vida. Siempre hay algo que dejas claro a todo el mundo y es que tú eres el que manda.

Te encanta que te adulen y que te digan lo grandioso y admirable que eres, te dejas querer y vas aumentando tu ego poco a poco. Si, eres egocéntrico, ¿hay algún problema? Tú sabes lo que vales y lo que por “derecho” te corresponde, además, una gran parte del mundo gira a tu alrededor y te respetan por lo que llegas a conseguir en tu vida. El problema es que te fías de las personas demasiado rápido y otros signos se aprovechan de eso.

Tu vida sin la gente no tiene sentido y, es más, caes bien. Saben que podrán contar contigo para dar cualquier golpe maestro. Todo lo que sea conseguir más poder, más liderazgo y más autoridad es bienvenido a tu vida.

Además de tirano y con cero tacto. Son pocos los que se atreven a retarte y a provocarte pero los hay. Y tú, no tienes mucha paciencia con ellos. Cuando te has lanzado al cuello de alguien ya no hay quien te frene, así que, un consejo para quienes no son Leo y tienen a alguno cerca: alíate con el si no quieres problemas y si no, NO ESTORBES.

Por eso, desprecias a la gente mediocre y que se conforma con todo. Jamás serás como ellos, aunque también sabes que los necesitas así (personas que no se quejen ni aspiren a nada) para poder gobernarlos.

Jamás te equivocas. Eso es así. Por algo eres el Rey del Zodiaco ¿no? Y no tardarás en demostrárselo a quien quiera quitarte la razón, por las buenas o por las malas.