Géminis sabe hacer cualquier cosa para que te enamores, eso seguro… Es un mago de la palabra, en realidad, bueno, es un mago de todo lo que toca.. Lo que pasa es que si Géminis no se enamora en ese proceso al final se acaba yendo, aunque la otra persona esté pillada hasta el fondo. Géminis se lanzará a por otra nueva aventura, no tiene miedo de hacerlo, no le da miedo lanzarse de nuevo al amor. Y así, una y otra vez…

Géminis tiene ese don para venderte arena en el desierto y hielo en el Polo Norte, y en el amor no iba a ser menos, cuando quiere conseguir a alguien usa todas sus armas de seducción posibles, te da la manzana para que la muerdas, te pone la miel en los labios, te cuenta todas sus aventuras para que te quedes embobado y después, cuando ya por fin tiene de ti lo que quería, respira tranquilo.

Pero bueno, no todo es a favor de Géminis, porque aunque puedas verlo siempre de aquí para allá, aunque puedas creer que tiene el control de todo no siempre es así, las cosas no son tan fáciles. Géminis también se enamora y, aunque no lo haga muy a menudo, cuando esto ocurre, se enamora bien profundo, hasta el fondo, y puede llegar incluso a rozar la obsesión. Cuando te has convertido en un reto para Géminis, estás perdido, en serio, van a ir a por todas, modo caza, disfrutan y sufren a la vez, pero no pueden dejarlo de lado.

Géminis jamás deja de descubrir cosas nuevas, está en continua expedición para conocer un mundo nuevo y por eso también conoce a tantas personas en la vida.

Géminis es un mago de palabras hechizantes que te conquista poco a poco y hace que te vayas adentrando en una fantasía de la que, seguramente, se despertará antes que tú.

Este signo tiene muy poca tendencia a tener relaciones estables, de hecho es el signo que más tendencia a vivir aventuras alberga, vamos a ver, no tiene por qué ser infiel pero a diferencia de otros signos más centrados en el amor, sí necesita estimulación constante, no aburrirse…

Géminis no suele enamorar por su apariencia si no que lo hacen por su forma de ser, por la manera que tienen de comunicarse, la originalidad de sus pensamientos y el carácter un tanto excéntrico que tienen. No son personas comunes, tienen gran facilidad para procesar las ideas y encontrar puntos de vista originales e innovadores, eso les otorga la capacidad de aparecer como una ráfaga de aire fresco y revitalizado en tu vida.

Géminis en el amor necesita de un compañero/a con la misma capacidad de regenerarse que él, alguien que no tema a las aventuras, Géminis busca en la pareja a alguien que sea capaz de sorprenderle, valoran a las personas con iniciativa que se posicionan a su lado para acompañarle en la aventura de la vida. Huyen de las personas asfixiantes que no les dejan saborear su independencia y es que Géminis nunca vivirá la pareja como un “uno” si no como dos individuos con caminos que se cruzan.

Los principios fáciles no les gustan, en realidad Géminis necesita tiempo para enamorarse, su cabeza y su corazón tienen que estar perfectamente alineados para catalogarse como enamorados, puede ser un signo muy caprichoso que responde al juego de la seducción, les encanta cazar, cuanto más difícil se lo pongas más les vas a incentivar, no te preocupes si ves que un Géminis está ligando contigo y va muy lanzado, no temas decirle “de momento no”, no va a huir en otra dirección, al contrario: peleará duro por conseguir el sí, sacará todas sus armas para hacerlo.

Impulsivos, imaginativos y camaleónicos, Géminis quiere seguridad al igual que la quiere la persona que escala una montaña, no necesitan más que una cuerdecita que les devuelva a su origen, a su punto de partida si algo se pone realmente mal, no necesitan grandes promesas ni grandes planes de futuro, Géminis quiere descubrir el camino paso a paso, sin ataduras, afrontando los retos uno a uno, así es como Géminis vive también la pareja, sin querer meterla en una urna que proteja a la relación de lo que venga.

Detesta sentirse dominados por la otra persona, cuando tiene pareja suelen mirar por el bienestar de ésta también pero no van a sacrificar su individualidad en las pequeñas cosas y no responden a exigencias.

Otro tema complicado es entender el ritmo de Géminis, ellos van a su ritmo y hay que intentar entenderlos, por lo menos respetarlos, lo mismo va demasiado deprisa o quizás va muy muy lento, todo depende, si estás con Géminis y tenéis ritmos diferentes tendrás que buscar maneras sutiles de llevártelo a tu terreno, seguramente Géminis estará intentando hacer lo mismo contigo.

En definitiva, Géminis en el amor busca a una persona que no sea su mitad si no que sea un buen compañero de viaje, alguien inteligente con quién poder tener largas conversaciones, que le sepa sorprender y respete su espacio.

En cuanto a la influencia que pueda tener la opinión de las personas del entorno o familiar sobre la pareja os podéis imaginar con lo que os he explicado que es 0. Hacen lo que ellos creen y quieren siempre, por eso, no tengas miedo…