¿QUIÉN ES SAGITARIO?

Si has nacido entre el 23 de noviembre y el 21 de diciembre, eres Sagitario, un signo masculino, mutable y de fuego regido por el planeta Júpiter. Ocupas el número 9 en la rueda zodiacal y estás en oposición directa con Géminis. Recibes tu nombre de la constelación Sagitario (el arquero).

Lo primero que hay que decir de ti es que eres de esas personas que, sin querer, hace comentarios que dejan a más de uno helado. A veces no te das cuenta y otras veces lo haces con esa intención maligna que puedes llegar a tener. Utilizas la ironía y el sarcasmo cada día de tu vida (si, en eso te pareces a tu opuesto Géminis) y sí, para que negarlo, a veces, metes la pata constantemente. Y bueno, después está tu forma de arreglarlo que es, sin querer, estropearlo más.

Cualquier mentira o fraude te sienta profundamente mal, tienes valores como la honestidad o la dignidad bien marcados y no te gusta hacer daño gratuitamente a los demás, por eso, cuando lo haces, tus remordimientos te persiguen y hasta que no lo has arreglado eres incapaz de volver a estar bien. Muchas veces, no te das cuenta del daño que pueden hacer tus palabras debido a tu “integridad” tan marcada.

Eres incapaz de estar sin hacer nada, la verdad es que no te gusta estar quieto y no aguantas nada que sea aburrido, rutinario o que se repita cada poco tiempo. Eres inquieto y tu mente va deprisa.

Das confianza a los demás y la gente no tarda en saberlo. Cuando juras, lo haces de corazón y siempre intentas no traicionar a un amigo o a tu gente de confianza.

Te atrae todo lo que tenga que ver con el riesgo o el peligro. Eres de los que está de acuerdo con el lema de “ahora o nunca” y sí, muy a menudo actúas bajo esa consigna. A veces, puede ser peligroso, y lo sabes, porque no te paras a pensar más de una vez las cosas. Tu impulsividad hace el resto en cualquier decisión que tomas.

Al ser un signo de fuego eres directo, extrovertido y hablador pero también hay algunos Sagitario que se pueden mostrar cohibidos y tímidos, pero sólo al principio. Por lo general, aunque tu boca esté callada, tu mente no para de pensar y dar vueltas a todo. No sueles explotar tan rápido como otros signos hasta el momento en que intentan pasarse de confianza contigo, eso te enciende, y no tardarás en dejar claro que las confianzas se dan precisamente cuando hay confianza, ni antes, ni después.

Tienes tendencia a que te guste el juego, por eso, si no estás centrado o estás en una época baja en tu vida, puedes apostarte todo a una carta si es necesario. En el momento no te asusta perder aunque luego puedas lamentarte. Por lo general si mantienes bajo control esto, pero de vez en cuando te entra tu instinto de jugador y si te apuestas algunos billetes para divertirte un rato.

A pesar de que te gusta la honradez y la sinceridad y te sientes afligido cuando te traicionan, a menudo se te escapan los secretos que te han contado los demás. No secretos que deben de estar guardados hasta la muerte, no, pero si alguno al que tú no le has dado tanta importancia. Sí, a veces tu lengua tiene alguna fuga pero por lo normal, lo sabes arreglar rápido.

Tu mente es extraordinaria, puedes recordar que estabas haciendo el año pasado a esta misma hora pero a la vez te olvidas de dónde dejaste tu cartera o tu teléfono hace diez minutos.

Jamás tendrás éxito como mentiroso aunque lo intentes. En cuanto te conocen saben perfectamente cuando estás haciendo un intento de mentir. Se ve en tu cara y nadie te creerá ni media palabra. Se te descubre demasiado rápido así que, sientes que lo mejor es decir la verdad aunque tengas que pagar las consecuencias. Lo sabes. Lo sé.

  • Cualquier mentira o fraude te sienta profundamente mal
  • Para ti muchas veces es ahora o nunca, y te lanzas, que pase lo que tenga que pasar
  • No tienes miedo de apostarte lo que sea a una carta
  • Aunque tu boca esté callada tu mente no para de pensar y dar vueltas a todo
  • No te gusta hacer daño gratuitamente a los demás