¿QUIÉN ES VIRGO?

Si has nacido entre el 23 de agosto y el 22 de septiembre, eres Virgo, un signo femenino, mutable y de tierra regido por el planeta Mercurio. Eres el sexto signo del zodiaco, opuesto a Piscis y recibes tu nombre de la constelación Virgo (la Virgen)

Eres más bien callado, sobretodo al principio y con la gente que no está habitualmente dentro de tu círculo más íntimo. No destacas por hablar a gritos o por intentar llamar la atención constantemente, de hecho, no te gusta ese tipo de actitud en los demás, y por lo general se te ve una persona más bien calmada, aunque sólo sea al principio.

Puedes disfrutar con pequeñas dosis de locura pero lo normal es que tu vida sea más tranquila y ordenada que la del resto. Quizás en algún momento has podido excederte o sobrepasarte pero no es tu estado habitual y, cuando lo has hecho, no te has sentido del todo cómodo.

Te gustan las reuniones sociales y la fiesta como a todo el mundo pero también eres responsable y la llamada del deber te hace que abandones otras cosas.

Eres realista y no te gusta soñar despierto. Las cosas son como son y nadie las puede cambiar. Intentas ser efectivo en la mayoría de las cosas que haces, aunque no todas te salgan, la verdad. Pocas veces se te verá perdiendo el tiempo o con ideas absurdas en tu cabeza.

Siempre pareces preocupado por algo, en realidad, es un estado habitual en ti, y parece que estás buscando las 24 horas la solución a tus dilemas. Tu mente es muy activa y también hay que decirlo, prefieres pensar mal y equivocarte a pensar bien y que acabes siendo engañado o traicionado por cualquiera.

No haces lo que no te apetece hacer, y si, quizás no seas tan rotundo como otros signos para evadir alguna cita pero ya te inventarás algo para no asistir como sea.

Todo hay que decirlo, siempre miras a ambos lados de cualquier asunto, las dos caras, para ti, ni todo es tan bueno ni todo es tan malo. Puedes ser algo impulsivo en ocasiones pero, al ser un signo de tierra, analizas, diseccionas y examinas todo, aunque te lleve tiempo. Separas lo positivo y lo negativo de algo y después tomas decisiones. Normalmente le pones inconvenientes a casi todo. Cuando empiezas alguna relación, cuando entras en un trabajo nuevo… Todo lo que decides tiene un lado negativo siempre, no puedes evitarlo. Lo sabes.

Cuando te enfadas, te vuelves gruñón e irritable con todo el mundo. Normalmente, cualquier tipo de problema que tengas lo llevas siempre a cuestas así que, si discutiste con tu pareja y te encuentras mal, los demás lo notarán rápido, ya sea en el trabajo, en el instituto o en cualquier otro lugar. A veces es un problema no saber separar, pero como ya sabes, eres el rey de las preocupaciones.

Sabes criticar los comentarios de los demás con argumentos rebuscados y complicados de entender, a veces las personas no entienden ni una sola palabra de lo que has dicho pero a ti te da igual. Lo sueltas, aunque nadie se entere de nada.

No eres un signo que reconoce sus errores fácilmente, te cuesta y mucho, y quizás tienes que verte acorralado para hacerlo. Aunque el mundo entero te diga que eres criticón, maniático y perfeccionista hasta el final tu dirás que no, que claro que no eres así. Pero a su vez, eres capaz de ver los defectos de cada uno a la mínima, y obvio, no dudarás en criticarlos.

No derrochas y sueles ser prudente con casi todo. La desconfianza es una de tus características más comunes, ya sabes, y además te preocupas mucho por el futuro, tanto que, a veces no disfrutas del todo tu presente. Odias depender de los demás, por eso intentas evitarlo a toda costa, tú organizas tu dinero, tus salidas, tus viajes y tu vida. Tú, y nadie más.

  • Eres realista y no, no te gusta soñar despierto
  • Para ti las cosas son como son, ni más ni menos, es la realidad
  • Separas lo positivo y lo negativo de cada cosa, ves los dos lados de todo
  • No haces lo que no te apetece hacer, ya buscarás la excusa que sea
  • Estar preocupado para ti es un estado normal