El planeta regente de Tauro es Venus y ya sólo por eso tienen una facilidad mucho más grande para gustar a los demás, una sensualidad innata desde que nacen y un atractivo que atrae, y mucho. Pero a la vez, suelen ser bastante cautos, no se creen las cosas a la primera y tienen la paciencia suficiente como para esperar y no lanzarse cuando no están seguro de ello, y mucho más en temas de amor.


Evidentemente claro que Tauro tiene pasión en su cuerpo y mucha, y sí, a menudo su planeta hace en ellos un efecto desenfrenado que puede acabar con los sentimientos puestos “patas arriba”.

A menudo puede desesperar a los demás, sobre todo a los signos que quieren legalizar las relaciones ya, aquí y ahora. Tauro no es así, precisamente porque no le gusta correr, hacer la cosas rápidamente y arrepentirse al minuto. Qué va, para nada. El toro se tomará su tiempo y deberás respetarlo, no es que tarde en decidirse porque no lo tenga claro, es que quiere saber si hay “gato encerrado”, si al final todo lo que sueltas por tu boca es simplemente puro cuento.

Tauro siempre será lo suficientemente honesto para mostrarse tal y como es, sin engaños, pero siempre esperarán que la otra persona haga lo mismo con ellos. Es una persona que busca el equilibrio y la armonía en su vida, las cosas como son, no es muy amigo de los problemas o de las dificultades de la vida, se marcan objetivos a largo plazo usualmente, y en el amor, es igual. Por eso disfruta mucho más con las relaciones a largo plazo, porque al final, es cuando puede sacar su verdadero yo, cuando se siente seguro y por y para ser feliz. De verdad, no hay algo que más le guste a Tauro que ser él mismo, pero eso no es algo que enseña a cualquiera.

El toro es algo exigente, a veces demasiado, y no vale simplemente con tener paciencia o mostrar seguridad, que también, necesita ver que la persona con la que van a compartir todo es realmente alguien con quien se puede hacer un futuro sólido y sobretodo fiable. El aquí te pillo, aquí te mato, o te prometo la luna de repente… Mmmm… No, gracias, Tauro ya sabe cómo acaban esas cosas. Siempre detestará la mentira, las falsas apariencia, y el interés de la gente en tenerlo ya sin preocuparles herir los sentimientos de los demás, por ahí, no.

Tauro busca un compañero para un largo viaje, un compañero que pueda marcarse metas con él, y que las cumpla, Tauro busca a alguien que mejore con los años, intelectualmente, alguien con quien echar raíces, aquí, allí, eso no importa. Alguien especial.

Una característica típica de este signo es que se involucra en la vida de la pareja muchísimo, desde el momento uno en que se ha decidido si seguir adelante con el proyecto en común. Es capaz de hacer grandes, grandísimos sacrificios en pro de su relación, en especial, las mujeres Tauro. No le duele dedicar su tiempo a proteger lo que considera suyo, su familia, su pareja, sus amigos, y les dedicará lo que haga falta para que haya un bienestar común.

Para Tauro la fidelidad es clave, y no soportaría, ni de hecho perdonaría jamás, un engaño de ese tipo. Su carácter es controlador y a menudo posesivo, pero sólo será celoso cuando vea que algo está empezando a fallar.
En definitiva, el amor con Tauro no es fácil desde el minuto uno, pero una vez que esa barrera se atraviesa, todo se vuelve completo, puedes tardar más o menos tiempo, pero recuerda que a Tauro le gustan las personas que no se dan por vencidas fácilmente, las que insisten en conseguir sus objetivos, las que luchan por lo que quieren, por lo que aman. Si vas a tirar la toalla a la primera de cambio, no estás hecho para salir con un Tauro.