En la fase del coqueteo Virgo sabe enamorar y hacerle sentir mucho a la persona que tiene al lado. Pone la miel en los labios de tal manera que el deseo en la otra persona alcanza unos niveles importantes. Algunos de estos Virgos pueden incluso extremar un poco el juego del tira y afloja. Pero porque se ciegan sintiéndose objetos de deseo inalcanzables y adorables. ¿Y quien no?

Mientras busca el amor, Virgo persigue lo que quiere y le anima mucho que todo sea como un reto. Nada de problemas y de avances agónicos. Nada de excesos en cuanto a sentimentalismos o esas norias con subidas y bajadas que tanto les gustan a otros signos.

En esos primeros juegos tiene que haber inteligencia, estrategia y que la caza no sea fácil. Y a Virgo le gustará tanto poner grandes dosis de todo eso como que les ofrezcan grandes dosis de lo mismo. En algunos momentos, su control de la situación les puede hacer parecer mas fríos de lo que son, e incluso personas inalcanzable a las que es imposible conquistar. Pero no es su culpa haber nacido con una de las mayores dosis de control sobre la vida de todos los signos del Zodiaco.

Como resultado de estas primeras etapas, pueden tener lugar encuentros sexuales muy intensos, muchos de los cuales darán paso al amor. Después, puede que tanto Virgo, y sobre todo su pareja, echen de menos aquellas primeras citas salvajes en cuanto a sexo. Pero les será fácil volver a ellas, lo que pasa que es cuando llegan las etapas más tranquilas, todos nos acomodamos un poco, y a Virgo también le pasa igual si la llama no se enciende o no se la encienden…

Así, cuando la relación se ha formalizado nos podemos encontrar a un Virgo menos complaciente y juguetón, pero todo tiene una explicación. Virgo es un signo práctico y le gusta la seguridad por encima de todo. Una vez que tiene esa seguridad que llega con las relaciones estables, se relaja, pero porque quiere disfrutar en otros niveles. Y sí, lo que Virgo da o espera que le den entonces no tiene nada que ver con aquellos juegos preliminares de deseo y explotar de los sentidos. Compañía, sexo tranquilo, planes y alguien que respeta su forma de ser es lo que Virgo quiere ahora. Y para llegar aquí ya hizo su estrategia.

Cuando ya se ha enamorado Virgo puede tener dos comportamientos muy claros: de entrega absoluta y lleno de detalles e implicación en la relación, o de pasotismo absoluto, pidiendo a la pareja que le de espacio y enfadándose si no se le respeta. Esta segunda actitud puede desconcertar un poco cuando se la compara con la anterior, cuando incluso Virgo llega a ser un poco posesivo con su pareja. Pero Virgo ya hace su labor intentando entender a su pareja, y lo hace muy bien. Es ahora cuando él también necesita ser comprendido y que a su pareja le quede claro que es alguien muy individualista. Y sí, fue un estratega para enamorarla pero eso no es malo ¿no? Y en la parte estable del amor, Virgo es de los que están ahí, con un amor tranquilo, constante y seguro. ¿No es eso lo que mucha gente pide? A cambio sólo pide algo de tiempo y espacio para sí mismo y que se le entienda, que se le entienda de verdad.

En cuanto a lo de ser fiel, Virgo no va a perdonar ni a escuchar justificaciones sobre los cuernos que reposen sobre su propia cabeza. Considera la fidelidad esencial. Otro asunto es que él pueda ser infiel si se siente molesto con su pareja o molestado por ella. Que aparezca alguien en el horizonte será como una vía de escape a los momentos de tensión que está viviendo. Pero será sólo eso, y quizás sólo peque con el pensamiento porque, en el fondo, Virgo valora mucho lo que tiene como para perderlo por un poco de sexo.

Sea por cuernos o por otros problemas, cuando la relación pueda llegar a su fin, Virgo recupera su frialdad más innata y sale de la vida de quien sea sin mirar mucho atrás. Aunque le duela en el alma. Eso sí, prefieren ser dejados o provocar para que les dejen antes que tomar la última decisión, en el fondo es muy duro para ellos tener que decir adiós, haya pasado lo que haya pasado.

En el día a día, a la hora de discutir, no les gustan las amenazas ni alargar durante horas el asunto sobre el que no hay acuerdo. Prefieren arreglar las cosas en el momento. Y para mantener viva la llama, ayuda mucho presentarle los problemas como un reto en vez de como un obstáculo insalvable y de los que dan una pereza tremenda de puro aburridos que son. Virgo siempre escucha. Hay que aprovechar para hablarle de todo siempre que sea posible, sobre todo cuando está más relajado. Y si quiere algo de espacio y soledad, no cuesta tanto dárselo, lo necesita de vez en cuando, y si hay otras etapas en las que te necesita más que nunca tampoco. A cambio su amor se podría decir que es para toda la vida. ¡Un sueño!