No todo es tan bueno como te imaginabas, Libra. Nunca vas a llegar a ser tan perfecto como siempre quieres ser. Y tienes que empezar a asumirlo… Es hora de aceptar que tienes muchos problemas en tu vida cotidiana por culpa de ese carácter y por culpa de ser Libra. Ya está bien de hablar solo de lo bueno, ahora toca sacar a la luz tu lado más oscuro, ese lado que te hace ser alguien malvado. Vamos a hablar de las razones por las que eres el peor signo del Zodiaco:

1. Uno de tus peores defectos, Libra, es que eres una persona súper insegura e indecisa, pero eso no es algo nuevo.

Decidir entre dos opciones para ti es algo que supone un gran esfuerzo. Te pone en una situación muy difícil que llega hasta tal punto que puedes llegar a frustrarte y a sentir que no sirves para nada. La maldita indecisión, Libra, es capaz de sacar a la luz lo peor de ti. Tienes miedo de tomar la opción incorrecta y arrepentirte en un futuro.

Puedes llegar a desesperar a la gente que te rodea, en momentos así eres capaz de poner de los nervios a cualquiera que esté cerca de ti. Pero es que no puedes hacer nada para evitarlo, por mucho que quieras. Es algo que no podrás cambiar, pero lo que si que puedes hacer es empezar a trabajar en tu seguridad, Libra.

2. Se suele decir que Libra es un signo pacífico, pero la verdad, es que no es tanto como se imagina.

Libra, para encontrar la felicidad, necesitas estabilidad y armonía en tu vida. Y para conseguirlo, estás dispuesto a hacer cualquier cosa. Y con cualquier cosa nos referimos a LO QUE SEA. Para no meterte en problemas y para no alborotar la situación, eres capaz de ocultar lo que sea o de hacer lo que sea para que ciertos secretos no salgan a la luz.

No decimos que seas mentiroso/a, Libra, porque quizás seas uno de los signos más sinceros del Zodiaco. Pero cuando se trata de encontrar la calma y la paz, puedes llegar a hacer cosas de las que estás en contra. Simplemente por no enfrentarte a ese problema o por no revolver más las cosas, tú prefieres callarte y hacer como si nada… Y eso a veces está mal, Libra, está muy mal.

Te puede interesar: 8 secretos de la personalidad de Libra

3. La pereza es tu mayor enemigo, Libra. Eres de esas personas que dice que para qué hacer hoy lo que puedes hacer mañana.

Y así hasta que ya no puedes aplazarlo más. Incluso hay veces que se te olvidan tus responsabilidades, o haces que se te olvidan para no tener que enfrentarte a ella. Sí, Libra, se vive muy bien en el sofá, pero tienes que empezar a hacer las cosas a su debido momento. Eres una persona muy trabajadora una vez que ya has empezado, pero te cuesta mucho ponerte a ello. Una vez que te pones, eres capaz de cualquier cosa, pero hasta ese momento puede pasar muchísimo tiempo.

4. No eres rencoroso, pero si que te gusta que te paguen las deudas. Amas la justicia, Libra, y por eso quieres que el mundo sea un equilibrio constante.

Cuando te hacen daño, no quieres vengarte ni actuar con maldad, simplemente quieres que esa persona se entere de todo lo que estás sufriendo, que sepa por lo que estás pasando. Necesitas orden y equilibrio en tu vida y por eso, todo se paga. Ya te ocuparás tú en primera persona de recordárselo día a día para que les quede bien clarito de que hay que pagar sus deudas. Pero, Libra, tú que eres una persona pacífica y tranquila, hay veces que los demás no entienden de donde sale esa furia. Tienes que aprender que la indiferencia es lo que más duele…

5. De bueno, a veces puedes llegar a ser tonto, Libra…

Siempre buscas la manera de satisfacer a todo el mundo, haces lo que sea para que no le falte nada a nadie, incluso cuando ni siquiera conoces a esas personas. Eres tan empático y te preocupas tanto de los demás que cuando menos te lo esperas, los demás empiezan a aprovecharse de ti. Pero estás ciego frente a la bondad y la amabilidad y no te das cuenta, o no quieres darte cuenta. Joder, Libra, abre los ojos de una maldita vez y no dejes que esto suceda. No se puede caer bien a todo el mundo y no todo el mundo es tan bueno como te imaginas. Ya que eres el peor signo del Zodiaco, saca un poquito más a la luz ese lado tan malvado que guardas dentro.