Estamos casi en el ecuador del 2019, durante estos primeros meses hemos aprendido un montón de cosas, pero todavía quedan muchísimos días del año para seguir aprendiendo más. Junio llega a tu vida, Libra, como un mes lleno de cambios y de nuevas oportunidades. Habrá cosas que salgan bien, cosas que cambien tu vida de una manera positiva y habrá cosas que no salgan como tú pensabas. Pero no pasa nada, Libra, no hay que tenerle miedo al error o al fracaso.

Estás tan acostumbrado a caer o a que las cosas no salgan como tú quieres que ya te da todo un poco igual. Pero no, Libra, este mes de junio vas a aprender que cada fracaso, cada caída es simplemente un paso más hacia el éxito.

Es algo que tiene que empezar a meterse en tu mente, algo que tiene que grabarse a fuego en tu memoria. Normalmente, cuando fracasas, lo que sueles hacer es amargarte, lamentarte por todo lo que has hecho y después de ello seguir hacia delante como si nada. Pero este mes tu chip y tu mentalidad van a cambiar. Vas a darte cuenta de que los fracasos aportan muchas cosas positivas a tu vida y gracias a ello, vas a dejar de tenerle miedo a equivocarte.

Si las cosas suceden así es por algún motivo y ese motivo está muy relacionado con el éxito, está más relacionado de lo que tú te crees. Quizás si las cosas no salieron bien en ese momento es porque ya saldrán más adelante o simplemente porque todavía no estabas preparado para ello.

Mira, Libra, cada vez que caes te haces más fuerte, cada vez que fracasas estás creando un escalón para llegar más alto todavía. Cada vez que te equivocas, estás aprendiendo una nueva lección. En junio, vas a darte cuenta de que no sirve de nada amargarse por haberse equivocado y eso va a ser algo que te ayude a dejar de tener miedo a arriesgarse. No pasa nada si arriesgas y pierdes. Tú piensas que estás perdiendo, pero en realidad estás ganando un montón de experiencias y de lecciones nuevas.

Vas a aprender que quedarse con las ganas es peor que arriesgar y fracasar. Todo lo que vas a vivir este mes, Libra, va a marcar un antes y un después en tu vida. Y no lo creerás hasta que no lo veas con tus propios ojos, pero tranquilo, porque lo vas a ver mejor de lo que te imaginas.