Para ti es muy difícil llegar a enamorarte al 100% de alguien. A ti el amor es algo que te hace sentirte muy limitado, algo que te cuesta mucho procesar. Eres una persona extremadamente independiente y deseas proteger como sea tu libertad. Pero es cierto, que en el fondo eres una persona que cree en el amor y que tiene esperanzas en encontrar el verdadero amor alguna vez en su vida. Normalmente tú eres más de conocer a gente y de vivir distintas aventuras, antes que de encerrarte plenamente en una relación. Pero cuando sientes que has encontrado a tu alma gemela y a la vez a tu mejor amigo, sabes que has encontrado el verdadero amor.

Por lo general, Acuario, tu principal misión en la vida es ser independiente y vivir por y para ti. Eres una persona que valora muchísimo su espacio y su tiempo a solas. Necesitas tu dosis diaria para poder seguir siendo fiel a tus pensamientos. Pero en realidad, cuando empiezas a recibir amor, te das cuenta de lo especial que esto te hace sentir, empiezas a volverte un poco adicto a ese sentimiento. Tú nunca serás una persona que depende de alguien, pero en realidad te hace feliz estar cerca de tu pareja. Porque si es la persona correcta, a su lado no te aburrirás nunca.

Eres alguien que intenta huir todo lo posible de tener que expresar sus sentimientos. Te mantienes todo lo alejado posible de tus emociones.

No quieres que los demás te vean como alguien vulnerable, alguien sensible que está 24/7 con las emociones a flor de piel. Estar enamorado, Acuario, te hace cambiar a mejor, porque de manera inconsciente, el amor te hace estar más cerca de tus emociones. Y es que para que la relación funcione, Acuario, sientes que tienes que ser fiel a tus sentimientos y tienes que comenzar a ser mucho más abierto con tu pareja.

Incluso también, comienzas a ser más honesto contigo mismo. Cuando te enamoras, el cambio que haces es un cambio que te favorece muchísimo y que te hace sacar a la luz la mejor versión de ti mismo. El amor, Acuario, te enseña a bajar la guardia, a no estar siempre obsesionado con tu libertad y, además, cambia tu estado de ánimo. No te das cuenta, pero cuando te enamoras, la buena vibra vuelve a tu vida y comienzas a verlo todo desde un punto de vista más optimista. Pero sin duda, el mejor cambio de todos es que es en ese momento cuando no tienes miedo a ser transparente con tus sentimientos.