Reconócelo, Géminis, eres uno de los signos a los que más le gusta coquetear. Siempre estás de aquí para allá porque te aburres y pierdes el interés muy fácilmente. Te aburre la monotonía, Géminis, a ti lo que te gusta es la variedad, el cambio. Tu naturaleza tan cambiante hace que el amor no sea algo fácil para ti, pero es verdad que eres una persona que se adapta muy fácilmente. Una vez que conoces a alguien que pone patas abajo toda tu vida, alguien que es tu alma gemela dejas de huir del amor.

Cuando encuentras a alguien que es compatible con todas tus personalidades, dejas de coquetear con todo el mundo y te centras al 100% en esa persona. Ya no estás hablando con cualquiera e incluso comienzas a desinstalarte todas esas aplicaciones que tienes para conocer a gente. Ya no sales de fiesta y tu única misión es conocer a alguien con quien pasar la noche. Tus amigos ya incluso dejan de escuchar tus mil y una historias sobre tus aventuras amorosas. Ahora solamente te escuchan a ti decir lo mucho que te gusta esa persona y lo enamorado que estás.

Cuando te enamoras de verdad, piensas solamente en una persona. Y es esa persona la que ha captado tu atención, la ha retenido y no la recuperarás pronto.

Te das cuenta de que has cambiado porque no te aburres con tanta facilidad. Empiezas a valorar al máximo cualquier momento que pases con esa persona, incluso esos momentos en los que no hacéis nada o esos momentos en los que no pasa nada emocionante en vuestras vidas. Porque cuando te enamoras, todo es emocionante incluso el silencio. Tienes tantísima conexión con tu pareja que no tienes tiempo para aburrirte.

Tu alma gemela, Géminis, la persona que entre a tu corazón para quedarse hará que tu espíritu inquieto y aventurero sea más feliz que nunca y se sienta como en casa. Enamorarte de verdad hace que tu alma siente que puede conformarse por una vez. Cuando te enamoras, Géminis, dejas de querer ir más allá, de tener prisa y por un momento te paras a disfrutar del presente. Cuando te enamoras, por fin te sientes cómodo con alguien que no eres tú mismo. Y sí, Géminis, cuando una persona entra en tu corazón no te importa pasar una noche de sábado en casa, siempre y cuando estés junto a ella. Si eso no es cambiar, que venga Dios y lo vea…