Mira, Libra, eres un signo al que le encanta el amor. Aunque a veces no lo reconozcas, eres de esos que se enamora demasiado rápido y eres de los que cree que las personas entran en tu vida por un motivo y por una razón. Pero es cierto, que, aunque te enamores muy rápido, estás constantemente buscando el equilibrio y eres muy cuidado a la hora de elegir a la persona que va a entrar a tu corazón. Puede que alguien te guste y que te llame la atención, pero hasta que no conoces como es realmente esa persona, no dejas que tus sentimientos vayan a más. Y cuando encuentras a alguien con quien eres compatible y con quien poder mantener esa armonía mental, es cuando realmente sientes que puedes enamorarte de VERDAD.

Eres una persona súper pacífica, siempre huyes de esos ambientes que huelen a drama y a conflicto. Y cuando estás en una relación, normalmente mantienes tus sentimientos y pensamientos al margen porque quieres evitar crear más drama o que tu pareja no se sienta a gusto con ello. Todo lo haces con fin de mantener la paz y también para evitar perder a tu pareja. Pero cuando encuentras el amor verdadero, ese que te hace perder el norte, aprendes a exponer cuidadosamente tus verdaderos sentimientos. Y esta vez vas mucho más allá.

Cambias muchísimo, Libra, porque dejas de ser una persona que solo busca complacer. Por fin te sientes libre de decir lo que quieres decir, de ser honesto y no te importa tener una opinión diferente sin temor a que eso cambie a lo que siente tu pareja por ti.

Cuando encuentras a esa persona con la que conectas al 100%, dejas tu famosa timidez de lado y por fin te sientes cómodo contigo mismo.

Es en ese momento en el que sacas a relucir tu verdadero yo, esa parte de ti, Libra, que está escondida por el miedo al qué dirán. Cuando te enamoras, dejas que el romanticismo se apodere de ti.

Dejas de prestar tanta atención a lo superficial, a la belleza como tal y ahora vas mucho más allá. No te preocupa tanto la imagen que los demás tienen de ti, lo único que te importa es ser feliz y que tu pareja lo sea contigo. Tus inseguridades frente al resto del mundo desaparecen y por fin sientes que puedes ser libre completamente.

Cuando te enamoras, Libra, sacas a la luz tu pura esencia y ese es el mejor cambio que podrías hacer.