Cáncer, tu personalidad está llena de contrastes, igual que el cangrejo con su carne blanda y suave por dentro y esa armadura exterior resistente y dura, que puede soportar presiones y golpes, y seguir adelante como si nada.

Así eres tú, querido Cáncer. Alguien duro por fuera y vulnerable por dentro. Alguien que puede dar la impresión de que lo tiene todo bajo control, y por dentro estar medio roto en pedazos. Alguien que sonríe por fuera y que por dentro tiembla entre inseguridades y falta de autoestima. Alguien que acepta muy bien esos contrastes y vive con ellos, o que no los acepta para nada y los sufre a diario. Y esa es la diferencia entre los Cáncer más maduros y felices y los más insatisfechos por no saber cómo manejar ser tan fuertes por un lado y tan sensibles por otro.

Antes de poner en práctica estas tres fórmulas que te contamos, tienes que saber que aunque no podamos cambiar nuestra esencia sí podemos cambiar nuestra forma de pensar sobre ella, nuestra mentalidad, nuestra perspectiva. Y partiendo de ahí podremos tener una vida más feliz y plena.

Acéptate a ti mismo

Cáncer, si en parte te sientes mal, es porque no aceptas tu forma de ser. La ves como una debilidad. Pues bien, en primer lugar deberías pensar que nadie perfecto. Todos tenemos unos puntos fuertes y unos puntos débiles. Unas virtudes y unos defectos más llevaderos que otros. Si empiezas aceptando eso, esa gran verdad, tendrás una parte del camino recorrida. Y a partir de ahí, podrás empezar a avanzar hacia otra meta: gustarte como eres.

Y por ese camino te irás sorprendiendo al verte más feliz pero porque te has liberado de agobios, presiones y depresiones. Que además te imponías a ti mismo, porque nadie más lo hacía. Irás notando que al ser más tolerante y flexible contigo, estás más cómodo en tu piel. Te juzgarás y verás que no eres tan malo, te sentirás más seguro de ti mismo y no te vendrás abajo por tu defectos. Te irás dando cuenta de que en ningún sitio está escrito que uno tenga que ser perfecto. Y que todo el mundo va por la vida con lo que tiene de bueno y con lo que tiene de malo, y que nadie les corta la cabeza por ello. Todos estamos en el mismo barco a la hora de aceptarnos como somos. Solo tú Cáncer, te impones ser perfecto.

No tienes que demostrarle nada a nadie

Cáncer, eres una persona que suele tener éxito en la vida pero porque te obligas a estar demostrando continuamente tu valía. Quieres aparecer perfecto delante de los demás, y te lo curras y lo consigues muchas veces. Pero en algún momento te das cuenta de que la persona que ven los demás no eres realmente tú. Que la persona que demuestras ser no existe, no eres tú. Que te has realizado de cara a los demás pero que te has estado mintiendo a ti mismo.

Has estado intentando ser como creías que los demás querían que fueses. Sin pensar que muchas de estas personas estaban pensando en si mismos y en sus problemas, y que lo menos estaban haciendo eran mirarte a ti. Lo que debes hacer Cáncer, es mirarte tú a ti, es pensar en cómo te gustaría ser, en qué es importante para ti, y trabajar para ello. A la mierda los demás. Que opinen y valoren luego, pero primero estás tú para valorarte y quererte a ti mismo. Para conocerte y desarrollar tu carácter desde la madurez de aceptar cual es tu yo verdadero.

Deja también de ver la vida como llena de etapas y destinos que tienes que ir pasando para ser feliz. Porque es muy triste verla así. Porque cuando llegamos a un sitio no nos permitimos ser felices porque toca llegar a la siguiente etapa. Y así una y otra vez. ¿Y para cuando dejamos lo de vivir el momento y ser felices en el momento? ¿Con lo que somos, con nosotros mismos, sin que importen etapas ni valoraciones de nadie? ¿Para cuando?

Olvídate de cómo te valoran los demás. Valórate tú y ponte un 10

Cáncer, necesitas tener claro que la única persona responsable de tu felicidad eres tú mismo. Tiene que valorarte tú y ponerte un sobresaliente. No debes esperar que sean los demás los que te valoren, los que te aprueben. De esa forma, vives sólo para que los demás te puntúen y pones tu felicidad en manos de ellos. Y eres infeliz si lo demás opinan de ti lo que no te gusta.

Olvídate de los demás y de su validación. Que tu felicidad no dependa de nadie. Sólo tú puedes hacerte feliz, sólo tú debes valorarte y aprobarte. Y mejorar en lo que puedas mejorar. Pero también ponerte la mejor nota en todo aquello en lo que eres, alguien 10.