CÁNCER EN UN ATAQUE DE NERVIOS

Cáncer, cuando entras en un ataque de nervios máximos o tienes un pequeño ataque de ansiedad, te olvidas de ti mismo. Tu mente deja de lado tu vida y solamente te preocupas por ese problema. Abandonas todo lo que hay a tu alrededor y tu cabeza da mil vueltas, lo que hace que ese ataque de nervios solo vaya creciendo. En vez de intentar despejar tu mente, como sería lo normal, tú sigues encerrado/a en tu problema. Tu mente solo se ocupa por resolver lo que te preocupa en ese momento, no por otras cosas importantes que ocurren en tu vida. Dejas de comer, de beber, de atender llamadas, abandonas a tus amigos a tu familia y dejas de funcionar en sí. Cáncer, la gente puede entender que estés pasando por un mal momento y que necesitas tu tiempo, pero no quieren que ese tiempo dure una eternidad…

La ansiedad te paraliza hasta el punto de que te aterroriza incluso respirar. Básicamente te quedas paralizado ante el problema, sin saber qué hacer con tu vida. Te bloqueas, ante todo.

Te sientes incapaz de abordar el problema y de continuar con tu vida. Sientes que todo lo malo te sucede a ti y ya estás harto/a de que tu vida sea un problema tras otro. En estos momentos solo te das cuenta de lo negativo que hay en tu vida y no te das cuenta de que también te están ocurriendo cosas buenas. Estás tan bloqueado/a que tu mente no es capaz de dejarte ver lo que hay más allá. Pero Cáncer, lo mejor será que te apoyes en la gente que te quiere y que te verdad quiere verte feliz. Ellos serán quien te abran los ojos y te ayuden a salir del problema del que tú no eres capaz. No tengas miedo a pedir ayuda porque al final lo agradecerás, de verdad.

2018-07-03T09:02:30+00:00