CÁNCER Y EL SEXO

El sexo es una parte muy importante en tu vida, lo necesitas día a día, eres insaciable en muchas ocasiones. Si no lo tienes en casa, a menudo sales a “buscarlo fuera”. Sabes que cuando el sexo falla (si es que tienes pareja) todo irá a peor, seguro.

Es raro que tomes la iniciativa para acostarte con alguien, no eres tan directo. Tú solamente te dejas querer, miras a la cara pidiendo con tus ojos una noche de pasión pero sin decirlo con tu boca. Insinúas, seduces y cortejas, sacas todas tus armas secretas y, al final, el otro es el que te lo suplica a gritos. Así eres. Calientas y después que vengan a ti, lo tienes claro, tú no necesitas ir detrás de nadie.

A pesar de que el sexo es sexo, tienes que tener una mínima complicidad con la otra persona. Te encantan las caricias, que toquen todo tu cuerpo pero a la vez, te entra el miedo y la inseguridad por momentos. No quieres que el otro sepa demasiado de ti, ni de tu cuerpo, ni de donde vives…Ahí es cuando realmente empiezas a no disfrutar con nada, por eso, lo mejor para ti, es que tengas un mínimo de confianza y que, la timidez que llevas dentro se quede ahí, DENTRO.

Con un poco de cariño, suavidad y afecto, en cualquier relación sexual te sentirás muy a gusto. No pides mucho, sólo que te necesiten apasionadamente durante esa noche.