La tercera fase de Mercurio retrógrado de este año 2019 comienza justo el 31 de octubre, coincidiendo además con la temporada de Escorpio. Es una temporada un tanto complicada en general para todos los signos. Todos empiezan a sentir como las cosas no salen justo como querían, como los malentendidos surgen de la nada, como el mundo va en contra suya. Además, hay que tener cuidado porque es una temporada en la que conviene no firmar contratos importantes y no tomar decisiones arriesgadas.

Mercurio es el planeta que te gobierna, Géminis, es tu planeta regente, por lo que, a ti, este fenómeno te afectará mucho más que a los demás signos. Pero a la vez también, eres el signo que más cosas positivas saca y que más se aprovecha de todo esto. No hay mal que por bien no venga, Géminis. Durante estos días vas a sentir como la confusión y las dudas te persiguen en todo momento.

Tu mente será un caos de pensamientos sin orden, sin motivo y sin finalidad. Todas esas dudas harán que te cueste mucho más concentrarte en sacar tu vida adelante y en centrarte en ese futuro que ahora mismo tanto te importa. La realidad pasará a un segundo plano, Géminis, y tú estarás totalmente sumergido en tus pensamientos. Estos días necesitas muchísima más paciencia porque acumularás más errores de lo normal.

Lo bueno que vas a sacar de todo esto, Géminis, es que serás capaz de ver una oportunidad para mejorar. Últimamente te está costando mucho sacar lo positivo de lo que te pasa y aunque esto sea una piedra más en tu camino, un obstáculo más que no te deja avanzar, hará un gran esfuerzo. Géminis, te esforzarás al máximo para encontrar un camino alternativo que te llegue a ese luchar al que quieres ir.

Mercurio retrógrado es un reto para todo el mundo, pero en especial para ti. Todo irá en contra de ti, pero a la larga, eso te hace fuerte. Una vez que acabe y que eches la vista hacia atrás, te darás cuenta de que ha sido un tiempo difícil pero que te ha hecho crecer y, sobre todo, fortalecerte muchísimo. Paciencia, Géminis, son unos días difíciles que tienes que pasar y ya está.