La vida no es tan mala como a veces la queremos. La vida nos da más que no quita. En el amor, por ejemplo, deberíamos reconocer la cantidad de oportunidades que tenemos para buscarlo, encontrarlo, mantenerlo… Pero nos empeñamos en echar la culpa siempre a alguien, al otro, a la familia, a los amigos, al trabajo… a la vida. Pues no. La mayor parte de las veces, los únicos culpables de lo que nos pasa somos nosotros. ¿Quieres saber cómo arruinas tu oportunidades de encontrar el amor? ¿tú solito/a? Sigue leyendo y lo verás. 

Aries

Aries, tu fuerte carácter, unido a tu impaciencia, hacen una mezcla perfecta pero explosiva para arruinarte muchas relaciones. Piensa que cuando se trata de personas, hay que tener en cuenta sus deseos, sus intereses, sus necesidades… no solo cuentan los tuyos. Tú no estás por delante de nadie, en todo caso estarías a la par. Y creerte con algunos derechos personales por encima de los de la otra persona, es lo que estropea tus relaciones. Porque además, cuando no consigues lo que quieres, te enfadas tanto que pierdes la razón, por la formas (si es que tenías la razón, que a veces no la tienes). Vamos, un desastre. Haces sentir a la otra persona como un bichito pequeñito a tu lado, y eso no funcionará a la larga. La admiración se transforma rápido en decepción. Seduces a la primera, ¿por qué lo estropeas tan rápido sacando lo peor de ti cuando hay tanto bueno por sacar? Por auténtico, ¡venga ya!

Tauro

Tu posesividad es el mayor problema en tus relaciones, Tauro. Y lo sabes. Lo peor es que crees que ser tan posesivo es bueno. Que como lo eres por amor, porque quieres proteger la relación, porque no quieres que nada pueda enturbiarla… pero no es así. Las personas no son cosas que se poseen, y además, a ti no te gustaría que te hicieran lo mismo. Las relaciones así no funcionan aunque pueda parecer que sí, porque existe como una cárcel invisible que hace que la otra persona se sienta atrapada. Que quiera salir de ahí, pero como le dices que es por amor y quiere creerte… pues se queda y aguanta lo que le eches, pero por dentro sufre y no está bien. Tú, Tauro, no eres de las personas a quien le gusta que le manipulen, ni le vendan ideas raras, quieres que confíen en ti… pues haz tú igual. Da lo mismo que pides. Y si quieres ser posesivo hazlo, pero explica por qué, explica la verdad, no mientas en nombre del amor y de la relación. Es un problema personal tuyo. Y punto. 

Géminis

Géminis, tú arruinas tus oportunidades de encontrar el amor mostrando dos caras. Sí, es cierto, es tu esencia, y todo el mundo la tiene, pero lucha contra el lado oscuro de su manera de ser. Tú, por ejemplo, vas de independiente y a tus parejas así se lo dejas claro, y luego no lo eres tanto. Es como si mentalmente fueras más echado para adelante que luego a la hora de la verdad. Como si tu optimismo te hiciera verlo todo de color de rosa y luego te dieras cuenta de que hay muchos grises a tu alrededor. Tienes éxito en tus relaciones porque eres alguien alegre a quien todo le parece bien, y que siempre ve algo bueno en cada problema. Pero como a veces la realidad se impone y la vida da problemas, reconocerlo te da el bajón, y te ves con menos fuerza de la que tienes. Tu mente vuelve a controlarte y a decidir por ti, y te vuelves vulnerable, dependiente…Y lo peor es que no se te ocurre mejor manera de solucionarlo que lanzándote a la calle, y te evades, para sentirte bien y olvidar el problema. Pero a los problemas hay que hacerles frente, no evitarlos, ¿no crees? 

Cáncer

Querer manipular siempre tus relaciones y a las personas con las que estás no es bueno para ti Cáncer. Porque además, ese lado oscuro tuyo contrasta con tu lado más amoroso, cuidador y protector. Y crea en la otra persona cierta confusión, porque si pides que cambie tanto, es porque no te gusta nada de esa persona. O eso parece. Y entonces, ¿por qué te metiste en esa relación? Tanta demanda crea ansiedad a la otra persona… y desconfianza. Piénsalo, Cáncer, muestras desconfianza, y acabas creando también desconfianza en la otra persona. Igualmente, pides y pides, y aunque parece que es por la relación, parece que solo estuvieras pensando en tus propios intereses. Y aún hay más, que si no sale el tema cómo tú quieres, le das la vuelta y te haces la víctima. Y claro, así tu pareja o esa persona especial se pone en guardia y se prepara. Y quizás para hacer algo que no te guste. Piénsalo. Lo tienes muy fácil, porque sabes adaptarte cuando quieres, y si no lo haces, es porque te cuadras y no hay quien pueda contigo. 

Leo

Con tu fuerte personalidad, Leo, seduces, conquistas, enamoras… pero cuando ese fuerte carácter muestra su lado oscuro, te conviertes en alguien soberbio que quiere imponerse a toda costa. Y si no lo consigues te enfadas y rompes la baraja. O se juega a lo que tú quieres, cuando tú quieres y como tú quieres, o no se juega. Entiende que a tus parejas con más personalidad y carácter, pueda hacerle gracia tu afán de dominar, pero otras parejas con un carácter más tranquilo se van a horrorizar ante tanta prepotencia. Y harás que tus relaciones se conviertan en un quiero y no puedo, porque de primeras atraes de forma irresistible. Pero cuando sacas ese lado oscuro produces rechazo. Y a partir de ahí la relación puede convertirse en un campo de batalla, a ver quien gana. Que querrás ser tú. Porque puedes ser terco y dominante como no hay otro igual. No das tu brazo a torcer casi nunca, y pones a la otra persona en una situación difícil, entre perderte o quedarse y fallarse a sí mismo tragando con todo lo que quieres. 

Virgo

¿Sabes Virgo cómo arruinas tus oportunidades de encontrar el amor? Por tu afán perfeccionista, por tu necesidad de controlar lo que sucede según tu guion. Porque para ti todo se rige por un plan, y una relación también. Y si la relación no va como lo tenías planeado empiezas a boicotearla, de pronto estás distante, luego vuelves, te vuelves a alejar… Piensa que las relaciones no son cosas ni las personas son máquinas programadas para funcionar. A ti cualquier error en el programa ya te hace tambalearte, y tu reacción inmediata es arrastrar la relación hacia donde te sientas más cómodo. Si es con más distancia, eso es lo que haces. Y dejas a la otra persona preguntándose qué ha pasado, sin saber que tu cabeza no para de analizar datos, como si fuera un ordenador del FBI. Y como en vez de irte optes por el ataque, a esa pareja o posible pareja, le cae un chorro de críticas que le hacen enfriarse, por no decir otra cosa peor. 

Libra

Libra, sabes que tu indecisión te da problemas. Sabes que muchos planes, trabajos y relaciones se frenan porque no te decides, a veces no te decides a dar un paso adelante y otras no te decides a dar un paso atrás. Y te quedas en el medio bloqueado, y bloqueando la situación. Cuando estás en pareja o conociendo a alguien, siempre llega ese momento de duda que te abraza, te aprisiona y te impide actuar. No sabes si quieres seguir adelante con esa persona; si tenéis una relación, no sabes si quieres ir a más, si comprometerte, si incluso dejarlo… un mar de dudas siempre te rodea. Te da miedo lo que esa persona pueda pensar, no quieres hacer nada, no quieres influirle… vamos, Libra, es como que ni comes ni dejas. No quieres que nada cambie si crees que eso es forzar, y en el fondo, acabas forzando muchas situaciones porque no te decides hacia un lado u otro. Piensa en la simbólica balanza de tu signo, clavada en el centro, así te quedas tú. Y esa persona, según lo que va viendo en ti, se empezará a distanciar, pensando que no la quieres, cuando tú en el fondo lo que quieres es que todo siga en equilibrio, como si cualquier paso a un lado u otro derramara uno los platillos de la balanza. 

Escorpio

Escorpio, tu enorme sentido de la independencia y esa fortaleza con la que dominas la vida, puede que sean un hándicap para encontrar el amor, o para mantenerlo en caso de que tengas pareja. Siempre hablas de lo intenso que amas, de tu capacidad para la pasión, de tu sufrimiento por tener que estar domando tus emociones todo el tiempo… siempre vendes tu pasión, pero por encima de ella, está tu carácter dominante, y por mucho que ames, no te doblegas. En la pareja tienes que marcar las pautas, quieres saberlo todo de la otra persona pero no quieres hablar de ti ni de lo que te gusta o no te gusta. No quieres parecer enamorado pero quieres que la otra persona abra su corazón para ti sin límites. Si tanto amas, si tanto sientes, deja que tu pareja lo vea, no te escondas tras tu fuerte carácter para que no vea cuanto eres de vulnerable, de sensible o de enamorado. ¡Ábrete!, no tengas tanto miedo a que te hagan daño.

 

Sagitario

Sagitario, si piensas demasiado en lo que significa cada relación, en lo que cada persona te inspira, y en lo que puede suponer enamorarte, estarás poniendo frenos al amor. Estarás boicoteando una posible relación con futuro. Te gusta tanto tu vida, te gustas tanto tú, que a muchas posibles parejas las ves como una amenaza para tu vida, para tu forma de ser, para tu libertad. Te adelantas a los problemas, los ves donde no los hay. Para ti, tener muchos sentimientos te hace sentirte vulnerable y quieres poner la tirita antes de que haya herida. Las malas relaciones pasadas no te hacen bien, claro está. Y tu habitual optimismo se ve ensombrecido pensando en que algo va a salir mal si no pones cierta distancia. Quieres controlar todo y en temas de amor no todo se puede controlar. Quieres que la otra persona te abra su corazón para tú ver lo que hay, pero luego no quieres que tenga sentimientos por ti si no has dado tú el visto bueno. ¡Deja de imponerte anda!

Capricornio

Si nunca perdonas ni olvidas, es difícil que vuestra relación siga adelante, o que cuando estás empezando con alguien, podáis ir avanzando. Capricornio, eres demasiado duro con todo, es cierto que lo eres en la vida. Y que lo haces para no sufrir, para conseguir lo que quieres, es un blindaje… pero en temas amorosos, hay que aflojar, hay que bajar un poco ese estar en guardia continuamente. Si cualquier cosa que te haga tu pareja, cualquier disgusto, cualquier afrenta, lo consideras imperdonable, será difícil mantener la relación. Tienes que ser más indulgente con los errores de los demás, si quieres ser duro contigo hazlo, pero lo demás no son tan fuertes como tú, ni están preparados para vivir como en un continuo adiestramiento. Lo que te pasa es que te cuesta resolver los problemas emocionales, te reprimes, quieres parecer invulnerable, y ante la duda de ser blando y que sirva de precedente, te vas al extremo y tensas demasiado la cuerda. Si tu pareja no ve más comprensión, ni calor, solo distancia y resentimiento, será difícil que siga ilusionada, en todo caso se irá alejando de ti para no sufrir y para no frustrarse aún más contigo.      

       

Acuario

Acuario, te cuesta expresar lo que sientes, y es así cómo arruinas tus oportunidades de encontrar el amor. Contigo, tu pareja o esa persona con la que andas tonteando, no sabe bien si puede dar un paso adelante o si tiene que dar dos pasos atrás, o si tiene que quedarse clavado en el sitio esperando una señal tuya. Porque a veces ni haces ni dejas tampoco hacer. Quieres libertad y quieres poder moverte a tu ritmo, y cuando la otra persona toma la iniciativa te pones en guardia. En tu cabeza hay demasiada lógica, Acuario, que es muy buena para la vida en general, pero en temas amorosos te frena y te coarta. Esa persona especial te admirará por tu mente activa y porque no seas alguien que no va llorando por las esquinas. Pero quizás no entienda tanto que cualquier sentimiento lo pases siempre por la cabeza y poco por el corazón. Temerá que no seas muy comprensivo con lo que ella sienta, como que no la vas a entender, como que no te vas a comprometer, como que lo que le espera contigo es mucho desapego y pocos detalles románticos. E irá perdiendo la esperanza y quizás es cuando de esos pasos atrás, muchos, y se aleje. 

Piscis

Eres demasiado emocional, Piscis, reconócelo. Te tomas las cosas tan a pecho y dejas ver que te afecta tanto TODO, que la otra persona se siente abrumada por tus sentimientos y sensibilidad. En el fondo te gusta un poco el drama, y te gusta la expectación que creas con algunas tensiones en vuestra relación. Explotas tu vena sensible pero en plan exagerado. Y cuando tu pareja hace algo que te molesta, tú le montas un drama, y la convences de que te ha hecho daño, pero sabes que no es verdad. Que sufres, sí, pero no tanto, además de que eres más fuerte de lo que demuestras. Claro que tu pareja te hace daño, no una vez, sino muchas, pero lo llevas al extremo y le respondes con una especie de ataque sutil y psicológico que la hunde. Deja esas estrategias para enemigos de verdad, con tu pareja no abuses porque creerá que no te entiende, y como se bloquee igual se ve incapaz de hacerte feliz o de ser feliz a tu lado. Llorar es bueno, pero cuando es excesivo el drama, tu pareja se desconcierta. Nadie quiere vivir pendiente a cada momento de no herirte, de no saber cómo tratarte.

2021-02-05T14:37:50+02:00