¿CÓMO SABER SI LE GUSTAS A ACUARIO?

El primer y mejor consejo que te podemos dar es que sepas que con Acuario lo que no muestre será precisamente el mejor indicativo de lo que hay. Su afán por negarse a reconocer la atracción y por hacer todo lo posible porque no se le note serán los principales signos que le delaten. Como esos famosos que atraviesan los aeropuertos con grandes gafas de sol negras para ir de incógnito y consiguen todo lo contrario. Que es lo que buscan en el fondo…

Con tu Acuario eso no. Contigo no quiere que se le note nada, de verdad. La gente que no es Acuario no tiene ni idea de lo que supone para ellos tener que asumir que alguien se les ha metido dentro y les está haciendo latir tanto el corazón que están casi por ir al médico. ¡Esas cosas nunca entran en sus planes! Acuario vive en el mundo de la razón, en el de analizar los mundos emocionales de los demás y en el de ir por libre. Cuando todo se da la vuelta y el que siente es un Acuario, Acuario sale corriendo, hasta que se frena, respira hondo y se da cuenta de que por mucho que corra el sentimiento seguirá ahí.

Así que, no te preocupes. En el fondo le pone todo esto, y no es tan valiente ni tan frío para decir NO. Sólo toma distancia porque quiere analizar y explorar las sensaciones que le produce alguien que le gusta. Y volverá. Y entonces te podrá mandar señales que se ven a un kilómetro, otras apenas imperceptibles o ninguna. O alguna en la que muestra hasta desagrado. Es posible que andes con el despiste durante un tiempo y que no sepas si va o viene, si quiere quedarse o si por el contrario quiere huir lejos de ti. Podrás hasta ponerte al borde del ataque de nervios. Una de cal, otra de arena. Si Acuario no pudo pasar de ti, seguro que tú tampoco lo vas a hacer, porque en el fondo cuando Acuario aparece en las vidas de los demás, cala muy hondo… Un poco de paciencia y llegará la conexión-fusión-emoción.

Lo importante aquí es que sepas que si Acuario no se centra y va y viene es porque está peleando consigo mismo. Siente cosas, se emociona, quiere y desea… y todo eso le supone una guerrilla interior. Le cuesta aceptar lo que siente y no es más que eso. Nos pasa a todos muchas veces. El problema es que a Acuario le pilla siempre desentrenado. Pasa tanto tiempo pendiente de otros, escuchando los líos amorosos de los demás, o metido en mil proyectos, que se olvida de sí mismo. Y cuando pasa Cupido y lo toca, se queda fuera de juego. No sabe ni dónde está. Como si se hubiera caído de otro planeta.

A veces tarda tanto en reaccionar que quien espera una señal se marcha porque no ve ninguna, pero el sentimiento está dentro de Acuario, sólo necesita su tiempo. Si sigues leyendo esto es que sigues interesado en saber algo más ¿verdad? Pues sólo se te pide que seas paciente con tu Acuario.

Una vez que reaccione va a mostrarte que le interesas. Unas veces lo hará de forma más evidente y otras menos. Enseñará sus cartas y esperará ver otras para seguir enseñando más. La diferencia es que Acuario se acerca ofreciendo su amistad. Estrechando lazos a nivel amistoso se encuentra cómodo y además se le da bastante bien. Su acercamiento consistirá en hacer cada vez más personales y confidenciales las conversaciones y también cada vez más, planes juntos. Así, conforme se va relajando, se va haciendo más valiente y osado para ir diciéndote exactamente como se empieza a sentir. Intenta estar a la altura y mantente cerca para que note que tú también estás interesado/a.

Por tu parte, cuida tu aspecto, tu mente, y sé un poco rebelde. Síguele en sus planes o propónselos tú. Le gusta moverse y hacer cosas diferentes, odia aburrirse (no le aburras tú tampoco). Disfruta de su original personalidad y házselo saber. Con otras personas es precisamente por sus extravagancias por las que se siente más incomprendido. Y ayúdale a ser más cariñoso y menos frío.

Y así, cuando menos te lo esperes, llegará la gran sorpresa. Quizás otros signos se acerquen poco a poco para un día darte cuenta de que estáis juntos. Con Acuario, igual que se acerca un poco y se aleja después mucho más, el desenlace llega de forma imprevisible. Una declaración en toda la regla. Sea como sea, te sorprenderá. Acuario es así. De repente un día se planta frente a ti y te dice: “Ya somos algo más” Y tu te quedas a cuadros, no esperabas que ese día llegara nunca. Y llegó. Con Acuario no te va a faltar la magia, las sorpresas y alguien que además ¡siempre será tu amigo! Disfruta de su mundo, un mundo al que pocos, muy pocos, pueden acceder.