Sin problema. Sagitario es otro de los signos pocos tímidos del Zodiaco. Si le gusta alguien, lo demuestra claramente. El problema con Sagitario es su alergia al compromiso, lo que le hace ser muy cauteloso para lanzarse a por alguien sin pensárselo dos veces. Claro, claro, estarás pensando, pero ¿y quien quiere un compromiso de buenas a primeras? Con los Sagitario, sí. Su talante aventurero y su espíritu libre seducen tanto que quienes llegan a su vida siempre se quieren quedar más tiempo del que tenían pensado. El resultado es que nos encontramos con que son reacios a mostrar quien les gusta no vaya a ser que esa persona se entusiasme mucho sin que ellos tengan el tema claro. Así que en un principio prefieren observar y valorar a la persona elegida antes de tirarle los tejos.

Y ahí es donde entras tú. Sagitario no tiene problemas a la hora de la conquista pero le gusta saber que su conquista merece la pena. Demuéstrale interés, hazte deseable, saca tu positividad (esto es muy importante para ellos), saca tu inteligencia y háblale de tus experiencias (le gustará aprender de ti), se sincero/a… El objetivo será seducirle y que él muestre todas sus cartas. Bueno, todas todas, nunca te las va a mostrar. Pero cuando sienten buenos estímulos se lanzan al ruedo con más facilidad.

¿Y qué hacen entonces? Pues todo lo que haga falta. Un Sagitario lanzado a la conquista no tiene límites. Y vas a ver señales por todos lados. Tienden a la impulsividad cuando les gusta alguien y lo tienen claro. Y no temen equivocarse. Ni se ponen nerviosos, ni se preocupan. Sacan todas sus armas y se lanzan a la aventura de la conquista, todo emocionados porque han encontrado algo nuevo para descubrir. Lo más para ellos. Y van dando y tomando según van llegando los avances: un poco de romanticismo, mucha emoción, muchos planes conjuntos… Y ahí de nuevo entras tú. No se lo pongas demasiado fácil porque pierde el interés muy rápidamente. Grábate a fuego que ni Sagitario es fácil de camelar ni le gustan las personas demasiado simples. Es más, le pone mucho lo difícil. Para Sagitario significa emoción, aventura, juego… Resístete, aunque nunca tanto como para que piense que está perdiendo el tiempo, claro. Hazte el/la interesante, aunque nunca tanto como para que piense que está malgastando mucha su energía. Sagitario controla mucho, nunca acosa y observa tus señales. Y si nota que pasas mucho, podrías encontrarte entonces que tu Sagitario puede mostrar indiferencia y que directamente pasa de ti. O que te muestra su interés, pero con cuentagotas. Es su modo de tantear la situación. Y nunca debes olvidarte que se le da muy bien.

Modo expansivo o reservándose, estará ahí si le gustas. Aprovecha cada ocasión de estar juntos para ir descubriendo lo que siente por ti. Le gusta hacer más que hablar, así que pon ojo a como actúe. A un Sagitario nunca le faltan planes ni gente. Su personalidad es muy valorada en cualquier reunión o fiesta y le vas a ver siendo el centro de atención en muchos momentos. Si se aleja de esa vorágine para estar contigo, regálate una enorme V (de victoria).

El otro sentido que debes poner en máxima alerta es el oído. Presta mucha atención a todo lo que te insinúe con palabras acerca de vosotros, más que si fueras un espía escuchando un mensaje en clave. Los Sagitario no son muy habladores ni expresivos en temas de sentimientos. Atesora cada palabrita o frase cómplice como si fueran su mejor regalo.

¡Ah!, y nunca te adelantes a hablar sobre vuestra posible o futura relación. A priori, sienten que todos los compromisos amenazan su libertad. Y aunque aquí estemos hablando de esos primeros tonteos cuando te gusta alguien, para Sagitario es como verle ya las orejas al lobo. No lo olvides nunca: ni quiere que le aten, ni él atar a nadie. Sagitario quiere compartir. Y ten por seguro que si le gustas de verdad, acabará metiéndose de lleno. No te preocupes. Sólo que le gusta decidir los pasos a dar y no les gusta hablar de futuro, ni siquiera tratándolo por encima. Sagitario vive el momento, y ese momento puede durar una semana o toda una vida. Y punto.

Tú vive tu momento con tu Sagitario. Si todo marcha, vendrá mucha diversión; vendrán muchas escapadas y viajes más largos; vendrán sorpresas, las que tú debes darle y las que vas a recibir de tu Sagitario. Y vendrá una etapa llena de emoción, eso es seguro.