Fácil no va a ser pero si encuentras las señales significa que no andas muy lejos de gustarle. Serán indicios sutiles, a veces tanto que puedes hasta pensar que sólo forman parte de tu imaginación. Pero su sutileza forma parte de su inteligencia. Grábate también a fuego que Virgo no anda tonteando con todo bicho viviente, y que va y viene y no se queda nunca con nadie. Le gusta la estabilidad y cuando le gusta alguien no está pensando en el “aquí te pillo, aquí te mato”. Si te gusta Virgo, y te gusta de verdad, merecerá la pena sacar tu arsenal detectivesco y buscar pruebas allí donde las haya ¿no crees?

Para empezar, con tu Virgo, está la primera fase que llevará su tiempo porque como buen signo de Tierra, es prudente y necesita confiar para confiarse. Pero también es práctico y los tonteos extremos le parecen una pérdida de tiempo. Así que quédate tranquilo porque no te va a marear con señales y contraseñales. Tampoco le gustan las demostraciones públicas de los sentimientos y la falta de control. Las señales que te mande tu Virgo serán más discretas, como es él, pero significarán mucho. Y eso nunca debes olvidarlo.

El planeta de Virgo es Mercurio por lo que en vuestros contactos, Virgo va a tratar de conectar contigo a través de la conversación. Le gusta hablar y sabe hacerlo, pero le gusta más escuchar y es una máquina en cuanto a demostrar receptividad. ¿Y a quien no le gusta que le escuchen? Ya te estará seduciendo con eso pero volvamos al tema que era saber si tú le gustas a Virgo. A ti seguro que te irá gustando cada vez más.

Tu Virgo te va a escuchar hablar de cualquier cosa con tanta atención como si le estuvieras diciendo el lugar exacto donde encontrar un tesoro. Ahí le verás bien el plumero porque aunque le hables de los peces de colores de la prima de tu primo, estará encantado de escucharte, durante el tiempo que sea y sin cerrar una pestaña. Y como sea que le cuentes algún problema, intentará ayudarte desde el minuto uno. Lo hace con todo el mundo, pero ya verás como contigo el interés es mayor.

¡Ah! Con tu Virgo también deberás estar pendiente de lo cómodo que se siente contigo aún en los silencios. Si no le gusta alguien, se suele poner más nervioso con los silencios porque los interpreta como tensión y le falta tiempo para largarse alegando cualquier excusa. En estas conversaciones, también deberás observar, y complacerte, viendo cómo su potente memoria se pone al servicio de su atracción por ti y es capaz de recordar el día que hacía y qué llevabas puesto la primera vez que le dijiste hola.

Toca hablar también de su sentido de la perfección, algo que también tendrá su papel en toda esta historia. Prepárate para notar su nerviosismo o su rubor cuando esté contigo y piense que se ha equivocado en algo o cuando intente arreglar algo que crea que haya hecho mal. Para ti es una buena señal, porque aparte cuando le ves así… ¡Te lo comerías a besos!

Igualmente, si se encuentra cómodo y seguro lo vas a notar. Si fuera al revés, notarías que te observa, que no se relaja del todo y es más distante. Si notas su cercanía, estará subiendo tu puntuación conforme se esté reduciendo la distancia entre vosotros. Y aquí llega un detalle importante, para que tomes nota. Virgo no se va a tirar a tu cuello a la mínima señal por tu parte. No es su estilo, pero de esta actitud también puedes sacar algo bueno para ti: si no se retira mucho, tienes muchas posibilidades, porque Virgo, con quien no le gusta, mantiene una distancia X en cm y no deja que se altere ni en medio punto.

Y mientras buscas señales, tú tendrás que irle dejando las tuyas. Si te lanzas a dar el primer paso y le hablas de vosotros juntos, observa si sale corriendo o se queda pero empieza a mirar a todos lados. Ninguna de las dos te sirven. Tienes que notar que se queda y que no tiene prisa. Quiere seguir ahí y seguir escuchándote. Eso sí, si no le ves que está cómodo, no indagues más sobre cómo late su corazón, porque te lo va a negar todo y además corres el riesgo de que se sienta presionado y ponga distancia.

Al final de este camino, habrás descubierto no sólo que le gustas a tu Virgo sino que además es una buena persona, que intenta hacerte la vida más agradable, que actúa más que habla y que da mucho. Y además que parece que quiere darte a ti gran parte de lo que tiene. ¡Eras tú quien buscaba señales y te han seducido de la manera más dulce! Y no, no te vas a arrepentir ni un segundo. ¡Ni lo dudes!