Un poquito de locura al año no hace daño. Aunque hay quienes exageran con eso de no encajar con el resto. No les asusta la incertidumbre, los altibajos, los miedos. Han aprendido a vivir con ese cúmulo de emociones, a pesar de que hay momentos en los que ni ellos mismos se entienden. Lo mismo un día se levantan con toda la energía, pero a mitad de la tarde lo único que quieren es huir de todo y de todos. Hay signos del zodiaco que no quieren perder el tiempo, que aman, ríen, cantan, gritan como locos, les da igual el montón de miradas a su alrededor. ¿Te imaginas cómo sería cada signo en un manicomio?

Aries 

El paciente más sospechoso de todo el manicomio. Y es que su inteligencia es tan grande como su locura. Es quien se gana el cariño de los psiquiatras sin que se den cuenta, porque tiene una forma muy peculiar de convertirse en el mejor de todos. Son muchos los que le terminan creyendo, porque lo ven mejor que nunca, es un maestro a la hora de fingir que todo está bien, que la locura sólo fue una mala racha en su vida. Aries es tan astuto que aunque sea el más loco de todos lo dan de alta muy pronto. 

Tauro  

¿Tauro loco? Por favor, eso no es novedad, lo que inició como un trastorno compulsivo lo llevó a perder la cordura entera. Si este signo termina en el manicomio por alguna razón, simplemente será sinónimo de lo peor. Y es que si viviendo libre, con un trabajo, una pareja y hasta con hijos, termina loco, entre cuatro paredes es sinónimo de perderlo para siempre. Tauro no tolera el encierro, sentirse inútil, pero lo que más llega a odiar es el servicio. Esa cama austera que ni siquiera es simétrica, la comida insípida y el blanco por todos lados aumenta sus nervios. 

Géminis 

Siempre hay un loco que se echa de menos, que es capaz de robarse la carcajadas de mil locos más. Alguien que aunque tenga una camisa de fuerza y la mirada pérdida, tiene algo que nadie le quita, transparencia en el alma. Esa alma valiente que sigue entregándose al amor, que disfruta aunque sea entre cuatro paredes. Esa alma a la que le basta ver un ligero rayo de luz entrando por la rendija de la puerta. Ese es Géminis, el loco del manicomio que  pasa a la historia, la leyenda de la que todos hablan en los pasillos. 

Cáncer 

A veces, la locura empieza con una terrible soledad en el alma, con esas ganas de querer que todo esté bien, pero cada día todo empeora. Cáncer es el loco que termina llorando entre los pasillos. Muchas veces en silencio, no quiere que sus lágrimas sean protagonistas, simplemente se hacen presentes porque recuerda cada una de sus heridas. Es el loco callado, de mirada triste, el que nadie se ha detenido a escuchar al menos un minuto. Quizás porque cuando lo hagan se van a dar cuenta que cualquier otro que hubiera vivido algo similar, hubiera terminado igual. 

Leo 

¿Alguna vez has escuchado eso de ser una piedra en el zapato? Bueno, aquél que se atreva a internar a un Leo en un manicomio, conocerá el significado a la perfección. A Leo no le importa absolutamente nada, ya no tiene nada que perder, así que se esforzará en llamar la atención de una forma arrasadora. Es el loco al que tienen que controlar con todo el personal, el que de la nada se sube algún mueble, intenta escapar o ya está armando un escándalo en el jardín. Es el rebelde de ahí, su técnica es fastidiar tanto que sean ellos mismos quienes le abran las puertas de par en par. 

Virgo 

Dicen que el tiempo no cura las heridas, que eres tú quien lo hace cuando las aceptas y olvidas. Eso es justo lo que le pasaría a Virgo si termina en un manicomio. Su parte lógica le dice que no tiene caso insistir en su cordura, así que se vuelve uno más. Es el loco que se apropia del lugar, el que encuentra paz entre cuatro paredes blancas. El que no necesita de mucho para ser feliz. El loco que tal vez se engañe a sí mismo y encuentre otros pasatiempos, pero jamás lo verás derrotado. Aprende de la desgracia de los demás. Es tan sigiloso que se la pasa observando la desgracia del otro. 

Libra 

Si hay algo que Libra tiene muy claro es que sus sueños no tienen fecha de caducidad, no importa lo que le tenga preparado la vida, no los va a soltar. Así que si termina en un manicomio, lo más probable es que lo tome como un respiro hondo, un tiempo en el que pueda pensar realmente qué es lo que quiere hacer. Es el loco que evita meterse en problemas, el que sigue todo al pie de la letra, pero por dentro está planeando el mejor escape. No será hoy, ni mañana, será justo cuando menos lo esperen y cuando lo noten será demasiado tarde. 

Escorpio 

El signo que puede tolerar un montón de golpes de la vida. Al que le han roto el corazón, lo han traicionado, lo han humillado, le han quitado las ganas de seguir adelante. Pero siempre se vuelve a levantar. Lo malo es que si termina en un manicomio la cosa cambia. Encerrar a Escorpio es arrancarle las alas y con ellas se va toda su esencia. Es el loco que se ha vuelto un experto en ponerse máscaras, en aparentar que todo va bien, que está avanzando, pero en la primera oportunidad que tenga aprovechará para despedirse de este mundo, porque estar ahí es como no vivir. 

Sagitario 

No hay un loco más encantador que Sagitario. Realmente es un signo que respira aventura, no importa si termina en un manicomio, para él es sinónimo de un nuevo capítulo en su vida. Así que todo se pone interesante, nuevos personajes, sueños, amores. Sagitario es el loco que crea su propio mundo, el que anda por ahí con una libreta que no suelta y en la que cuenta todos los secretos de los que nadie habla. Esas historias en donde los médicos terminan bañados de la locura de sus pacientes y simplemente rompen las reglas. Eso se vuelve muy divertido para Sagitario. El loco que se hace como que no sabe nada, pero conoce hasta el último detalle. 

Capricornio

Capricornio y la locura, son como el agua y el aceite, en el momento que se unen se sabe de antemano que la cosa va a terminar muy mal. Es un signo que necesita disciplina para sobrevivir, pero también la libertad de implementar sus propias reglas. Le gusta la rutina, pero no tanto como la de un manicomio. Si termina en ese lugar, es como despedirse de lo que un día fue. Es decir, si no estaba loco, ahí acaban con lo último de su cordura. Simplemente se convierte en una marioneta más, la que no se permite sentir, sólo andar por ahí, con la mirada pérdida y contemplando el silencio, como si estuviera esperando el final. 

Acuario 

Qué peligrosa es la mente de Acuario cuando se encuentra atado. Y es que aunque está acostumbrado a estar alejado de las personas que quiere, no es lo mismo. Si llega a caer en un manicomio pondrá por delante la astucia, su parte manipuladora se hace presente y por supuesto que va usar su ingenio para tener lo que quiere. Es muy posible que termine enamorando a alguien de los encargados para que le ayude a escapar. No tiene prisa, así que hará que esa persona haga hasta lo imposible por él. 

Piscis 

El signo que es capaz de percibir estados de ánimo con sólo estar cerca de la persona. Si alguien termina internando a Piscis en un manicomio, tiene que prepararse para lo peor. Porque es demasiada carga emocional, terminará cargando en sus hombros problemas que no le corresponden. Llegará un punto en el que ya no pueda más y busque la forma más trágica de acabar con tanto martirio. Piscis se puede mantener fuerte y sonriente, pero sólo se está preparando para marcharse, no durará mucho tiempo ahí. Se le van las ganas de vivir con tanto dolor.