POR QUÉ EL CORAZÓN DE ACUARIO NO SE HA CURADO AÚN

Ya es hora de negociar un buen plan para calmar el fuego que te quema por dentro cuando tu corazón no pasa por un buen momento Acuario. Esa ansia que te devora por dentro es lo que te hace mal, esa ira que te recorre por las venas es la culpable de que sigas sintiendo dolor. Para que tu corazón sane como realmente se merece tienes que trabajar muy duro y dejar de preguntarte el cuándo, el dónde y porqué. No te hagas preguntas que sabes que no tienen respuestas claras. No te comas la cabeza por algo que estaba escrito en el destino Acuario.

La gente tiene un concepto de tu corazón muy equivocado, pero lo que piense, opine y diga la gente a ti te tiene que entrar por un oído y salirte por el otro.

En vez de perder el tiempo haciendo de detective privado para averiguar todos los puntos para comprender la ruptura, invierte ese mismo tiempo en cosas positivas y productivas para tu renacimiento. Si echas la vista atrás para recordar y pensar en todo lo que fue y no pudo ser, no estás dejando que tu corazón se renueve como debería. Todo el mundo es responsable de sus actos aunque no lo quiera reconocer Acuario y si en tu caso, no fuiste tú quien tuvo la culpa, no te alteres, porque la persona que te hizo daño lo apagará.

Sabes que el karma actúa a su debido tiempo, que a veces tarda mucho sí, pero que siempre llega, así que no desaproveches un día en algo tan negativo como la venganza y aprovecha cada minuto en volver a renacer y a seguir adelante. Cada segundo cuenta Acuario, cada intento que hagas por olvidar cuenta muchísimo más. Deja de hacerte daño preguntándote a todas horas y empieza a hacerte daño de la risa. Aprender a reírte de la vida y a aprovechar cada segundo de ella con gente que sabes que te quiere de verdad. El amor puede esperar Acuario, porque para volver al ruedo de nuevo, tienes que amarte mucho más a ti que a nadie más.