POR QUÉ EL CORAZÓN DE CAPRICORNIO NO SE HA CURADO AÚN

La principal razón por la que tu corazón sigue sufriendo Capricornio y no ha podido sanarse como se merece está en ti Capricornio. Reconocer cosas que nos hacen daño es muy difícil, reconocer que hay dolor cuando no queremos que exista es muy complicado, pero hasta que no sepas que es lo que realmente te pasa y lo nombres por su nombre, no podrás seguir hacia adelante Capricornio. RUPTURA. Si, te cuesta asimilar todo lo que conlleva el significado de esa palabra, pero eres una persona muy fuerte y eso no podrá contigo. Recuerda Capricornio, que eres el coraje que se comió al miedo de un bocado cuando nadie se lo imaginaba.

Admitir que alguien ha hecho daño a tu corazón es un palo muy gordo para asimilar Capricornio, pero es la única manera de empezar una nueva etapa más limpia, más pura y sin nada que te haga volver al pasado. ¿Quién lo iba a decir? ¿Tu corazón no es de hielo? Pues no, no lo es. Es mucho más blando de lo que le gustaría aparentar.

No te gusta abrirlo y dejar que todo el mundo vea lo que tiene dentro, no te gusta mostrarlo tal y como es porque en él hay debilidades Capricornio.

Eso es lo que le hace realmente bello y lo sabes. Antes de nada, antes de ir al perdón o hacer de las tuyas y dejar tus preocupaciones en el cajón del olvido, habla contigo misma/o y ve qué es lo que te sigue haciendo mal. Sabes lo que es, así que planta cara y ciérralo de una vez, porque los fantasmas del pasado siempre irrumpen en nuestro nuevo futuro Capricornio si no les ponemos fin.

Cuando sepas qué es lo que realmente te mueve para sentir dolor, la cosa va a cambiar. Nada de orgullo, nada de cabezonería cuando se trata de sanar a tu corazón Y nada de callarte cosas que te están haciendo herida para que todo se quede aparentemente tranquilo. Piensa que no todo el mundo es igual, que hay mucha más gente buena que mala y que de todo se aprende. Habla con alguien en quien tengas mucha confianza y desahógate Capricornio, porque hasta lo héroes potentes necesitan terapias intensivas para soltar todo lo que no les hace bien.