POR QUÉ EL CORAZÓN DE LEO NO SE HA CURADO AÚN

Para poder avanzar como realmente te mereces y sanar a tu corazón de la manera que más lo necesita Leo, tienes que hacer las cosas muy bien desde el principio. No pretendas correr sin tener ni put* idea de andar. No quieras salir de una ruptura de la nada y entrar en otra relación con todo listo para volver a empezar Leo, porque todo el mundo necesita tiempo para recomponerse de la mejor forma. No eres menos que nadie por fallar, no eres menos que nadie por necesitar tiempo para curar tus heridas.

Deja tu orgullo de lado Leo (al menos por una media hora de seguido) y acepta desde el principio la situación.

Duele decir adiós, duele dejar atrás una etapa de nuestra vida en la que éramos felices, duele la vida dejar todo lo que amas a un lado, pero cuando toca, toca Leo y cuando hay que hacer frente a esa situación, se debe hacer con la mejor de todas las sonrisas. Nada de poner corazas y hacer como si nada. Nada de NO reconocer lo que realmente está pasando para que nadie se dé cuenta. Eso de evadirte del mundo no Leo, porque lo primordial para poder avanzar es reconocer que hay dolor y que se puede curar. Pasado pisado y presente para el frente Leo, porque nadie es perfecto y sí, todo el mundo comete errores.

Hasta persona más perfecta de la tierra es imperfecta, hasta la maravilla más absoluta tiene fallos. Acepta tus errores y reconoce muy bien tus virtudes. Abraza tus defectos y enorgullécete de tus logros Leo, haz todo lo que sea bueno para tu corazón porque de eso se trata la vida, de aprender y crecer como persona. Para curar a tu corazón de la mejor forma posible, primero debes de conocer todos los detalles para comprender lo que ha podido pasar. Saber cuál fue el detonante de la ruptura y averiguar muy bien si aún existe alguna mentira.

Cuando tengas todo el tema lo más claro posible, fuera Leo, puerta. Tienes que pasar por ese proceso para dejarlo todo bien atado y para que tu mente no vuelva a atrás por alguna duda. Tienes que seguir hacia delante sabiendo lo que pasó, lo que hiciste y lo que sufriste. ¿Por qué? Para poder volver a amar de nuevo.