Para que Capricornio se enfade y arda como el fuego, hay que traspasar límites muy peligrosos. Capricornio no es una persona que muestre lo que siente fácilmente. Tampoco es alguien se enfade por cualquier estupidez, porque la verdad es que es una persona bastante cuerda y coherente. Cuando Capricornio pierde los nervios, apaga y corre, porque la cabra en su mayor esplendor oscuro no deja títere con cabeza. Ahora bien, para llegar a esos límites tiene que ser algo muy gordo e importante, porque la cabra no da importancia a lo que no la tiene.

No esperes ver a Capricornio rompiendo todo lo que encuentre a su paso, o dando voces y llamando la atención en público cuando pierde los nervios por algo. Una cabra bajo un ataque de nervios hace más daño emocional que otra cosa, no se caracteriza por ser muy amante de llamar la atención de esas maneras.

Si puede llegar a hacer daño con lo que dice, es porque aguanta hasta el último momento para hablar y claro, cuando lo hace, lo suelta TODO de una vez.

Lo que sale de su boca va a cuchillo y con un claro objetivo: dar donde más duele.

Lo hace cuando le dan motivos para hacerlo, no se enfada de la nada para explotar sin control y se enfría a los cinco minutos como si nada. Capricornio, en situaciones así, prefiere sumergirse en sus famosos silencios y aguantar lo máximo posible, porque sabe lo malo que puede llegar después dejarse llevar por su rabia. Sus famosos silencios aquí son una pista clave, porque cuando se sumerge por mucho tiempo en uno de ellos significa que está cociendo algo dentro…

Ahora bien, es imposible que Capricornio pueda contener todo lo que intenta silenciar por mucho tiempo en su cabeza aunque quiera. Hasta perdiendo los nervios es capaz de buscar el control de la situación, porque lo que no le gusta a Capricornio es tener que exponerse de esa manera. No quiere que todo el mundo vea que también a veces es frágil ¿VALE? No gritará a los cuatro vientos nada que pueda poner en peligro su intimidad, pero es que hay veces que es tan difícil…

Capricornio resiste, se detiene, vuelve a contenerse y lucha contra sus impulsos hasta que un día hace BOOM y lo suelta todo, todito, todo. Eso sucede si le importas algo a la cabra, porque si eres un ser insignificante en su vida no tendrás ni BOOM. Ahí, directamente la cabra haría borrón y cuenta nueva.

2020-09-16T23:20:59+02:00