La maldad y la bondad, los dos lados, los que pueden poner a temblar a cualquiera. Almas que van por ahí tratando de dar lo mejor, pero, a veces, sale a la luz nuestro lado dominante, el que no entiende de razones, el que hiere, el que aterra, el que muchas veces nos avergüenza. Este es el lado más cruel de cada signo del Zodiaco, seguro que te sorprende.

Aries 

Aries es quien conoce el arte del poder. Es quien tiene un alma ardiente, le gusta que las cosas se hagan a su antojo y pueden ponerse muy obstinados cuando no es así. En el momento que Aries pierde el control su mal carácter se hace presente y no son de los que se les pasa rápido. Cuando se enfadan son muy temperamentales y hacen lo que esté en sus manos para manipular y salir victoriosos. Aries es la persona que no quieres de enemigo, porque hará todo lo contrario de lo que digas, es quien sabe cómo hacerte sentir muy mal en segundos. 

Tauro 

Detrás de una personalidad paciente y meticulosa, se esconde el mismo peligro en persona. Tauro puede llegar a ser muy sigiloso cuando algo le molesta, pero si se ponen insistentes la rabia se hace presente. No es quien está esperando vengarse, al contrario, confía en que el karma llega tarde o temprano. No obstante, cuando se enoja es sinónimo de una bomba de emociones, no hay quien lo pare. Lo mejor es alejarse y darle su espacio porque puede llegar a ser muy hiriente. 

Géminis 

Géminis tiene un lado muy cruel, uno que no se ve a simple vista, porque no les gusta mostrar su lado vulnerable. Cuando este signo se enoja se calla, es de los que analiza la discusión a detalle para posteriormente darte en tus debilidades. Es muy inteligente, no es el tipo de persona que pierde el control por su temperamento. Al contrario, puede parecer muy amable e incluso divertido, pero cuando menos lo pienses te dirá cosas que te harán llorar. 

Cáncer 

Cáncer puede llegar a ser la dulce ovejita tierna que no rompe ni un plato. Porque en realidad es un signo que derrocha bondad, pero cuando alguien se mete en su vida con malas intenciones, es mejor que tenga cuidado. Cáncer descarga toda su energía negativa y pierde la cordura. Puede llegar a ser muy rencoroso, no olvida de la noche a la mañana y su mejor arma es el silencio, te saca de su vida. 

Leo 

Leo es un signo que derrocha brillo en todo lo que hace. No obstante, la maldad que hay en su ser también es grande. Es el tipo de persona que aterra con sólo verle de mal humor. Es fuego en toda la extensión de la palabra y cuando ataca no escucha razones, explota su temperamento y puede decirte cosas tan hirientes que las vas a recordar hasta el último día de tu vida. A veces, pasa el tiempo pero Leo no perdona a alguien que le haya hecho llorar, tarde o temprano te hará pagar. 

Virgo 

Virgo tiene astucia en la mirada, es la persona que pone atención en todo antes de atacar. No es como el resto, cuando alguien le lastima se puede volver tan indiferente que eriza la piel. Es quien te aplica la ley del hielo, hace como si nunca hubieras sido parte de su vida, sabe que no hay nada más frustrante y doloroso que querer causar conflicto y que te ignoren, así que lo usa como su mejor arma. Virgo es de los que se puede vengar a futuro. 

Libra  

Sin duda, Libra es alguien que impacta cuando su peor lado sale a relucir. Es de las personas que sacan más que lágrimas, porque tiene el don de la palabra y sabe muy bien cómo darte en tu punto más vulnerable. Libra puede sonreírte mientras planea la forma de hacerte pagar por el daño que le hiciste. Sin embargo, no pierde el tiempo en rencores, se venga poniéndose en primer lugar, convirtiéndose en alguien mejor y te presume que ya no cabes en su vida. 

Escorpio 

Escorpio es el signo más intenso, así que cuando se trata de mostrar su peor lado, es mejor que desaparezcas de su vista por tu bien. Es el signo que no tiene problema en remover una y otra vez la llaga, cuando se mete en su papel de maldad es el mejor protagonista de cualquier historia. No va por ahí asustando y manipulando, pero hay personas con las que no puede lidiar y no duda en ponerlas en su lugar. Su don es persuadir, así que tú mismo terminarás siendo autor del daño que recibirás. 

Sagitario 

Sagitario es mucho más que un alma aventurera y divertida, tiene un lado terrible que lo convierte en el ser más dañino del planeta. El punto a su favor es que tienen el don de la eficiencia, cuando apenas estás pensando en cómo hacerle daño, ya planeó dos venganzas. Son el tipo de persona que prefiere la paz, pero si los buscas te vas a encontrar con la lección más dura de tu vida. No se les pasa el enojo rápido, así que espera sentado si quieres otra oportunidad. 

Capricornio  

Capricornio es quien no se anda con rodeos, cuando da un paso lo hace tan firme que se escucha a kilómetros. Es el tipo de persona que cuando alguien le hace daño, se la paga, no olvidan y pueden hacer que les pidas perdón de rodillas, para simplemente no perdonarte. Es un signo tan ocupado que ni siquiera tiene tiempo en su agenda para la venganza, pero cuando menos lo pienses te llegará la primera advertencia. Son de los que explotan en tu cara. 

Acuario   

El signo al que no le importa ni tantito tu opinión. Acuario se enfoca en lo suyo, pero cuando alguien llega a interferir en su paz, ni de broma se va a quedar con los brazos cruzados. Puede llegar a ser tan malo como la bondad que derrocha, es muy cauteloso para hacer daño. El tipo de persona que te saca de su vida, te conviertes en un cero a la izquierda, pero si sigues molestando prepárate porque tocará tu parte más sensible para que no te queden ganas de volver a meterte en su vida. 

Piscis 

La cara más dulce, simpática y encantadora que te puedes encontrar en la vida. Piscis es un alma hermosa, siempre y cuando le demuestres lealtad, amor y entrega. Las personas que sólo quieren hacerle daño conocen su lado más malvado. Ese que hace que le pidas de favor al cielo que ya pare. Es una persona muy inteligente, no necesita de los golpes para hacerte recapacitar, pero aunque lo hagas no te va a querer de nuevo en su vida. Una vez que cierra la puerta ya no hay marcha atrás.