Comienza un nuevo mes Acuario, un mes en el que podrías experimentar un gran cambio, por haberte superado a ti mismo en muchas situaciones y por estar plantándole tu mejor cara a la dura situación que estamos viviendo a nivel mundial. En este mes de diciembre, y hasta el 21, el Sol y Mercurio en el signo de Sagitario te van a aportar energía y muchas ganas de relacionarte y de interactuar. Debe ser porque la pandemia nos obliga a lo contrario y nos sale la rebeldía del arquero sagitariano.

Hacia mediados de mes, con el Eclipse Solar en Sagitario también, muchas situaciones o planes pueden precipitarse. Sabiéndolo, intenta terminar temas pendientes y así evitarás estresarte cuando te adelanten alguna fecha, o te encarguen un trabajo en el último momento. Y si se te acerca alguien que intenta controlarte más de lo que quieres o que te pregunta veinte veces lo mismo, saca tus reservas de paciencia para no mandarlo a bien lejos.

Puede que te caigan algunas responsabilidades extras que te empiecen a agobiar. Pero no por el trabajo en sí, sino por algunas personas que querrán estar controlando a ver si lo haces, cómo lo llevas… Será cuando te apetezca más que nunca correr hasta salirte del mapa. No lo hagas. Ni tampoco hagas otra cosa que te perjudica aún más: que cuando te agobias mucho, y además estás cansada/o, te acabas cuestionando tu vida, si estás con quien quieres, si no es tiempo ya de cambiar tu trabajo por otro, si eres feliz… Hace meses ya notaste tu energía bajo mínimos y tu falta de ánimos, y se te ha quedado grabado a fuego. No quieres caer otra vez en eso. Y no te lo vas a permitir porque has aprendido muy buenas lecciones este año.

Si a ti te gusta tu vida, porque eso lo tienes bien claro, ¿por qué algunas personas te la estropean y te hacen dudar y sentirte débil? Prueba a no darle demasiadas vueltas. Piensa en positivo, que todo pasará, y dedícate a cosas que te entretengas o te apetezcan. Eres alguien con una capacidad asombrosa para buscarte entretenimientos, juegos o lecturas con los que te evades completamente. Y sin son individuales, mejor, porque los demás te cargan mucho últimamente. Que corra el aire.

A partir del 18 de diciembre, Saturno entra en Acuario, en tu signo. No te asustes, ya sabemos que Saturno significa esfuerzo y responsabilidad. Pero es que a ti no te importa darle duro. La mejor cara de todo esto es que vas a conseguir LO QUE QUIERAS gracias a todo lo que te vas a esforzar. También puede que por fin se te reconozca lo que haces o cómo eres: por ejemplo, tu pareja se va a dar cuenta de una vez de lo detallista que eres y te lo compensará; o tus amigos pueden enfadarse si no quedas con ellos porque creen que tu presencia siempre anima un montón las reuniones. ¡Estás que sales!

Para cuando haya tensiones, no le des a nadie el gusto de que vean tu peor cara. Y por supuesto, no te permitas a ti mismo desanimarte. Anímate desde dentro pero si eso no sirve, usa tu cabeza, que para eso tienes una fuerza mental enorme. Y piensa: ¿esto va a amargarme a mí el día ? Ni de coña.

Y si la pandemia te está tocando la moral por la sensación de falta de libertad, que tú llevas especialmente mal, tómatelo como un desafío, no te quemes pensando en negativo. A nadie le gusta esperar a ver qué pasa, pero otros no tienen tu facilidad para estar solos haciendo cosas que les gustan. ¡Cómo te alucina lo que llegan a aburrirse algunos, cuando para ti esa palabra no existe!

Si tienes pareja, puede que quieras tener más libertad, pero también que te des cuentas de lo importante que es para ti. Piensa que las dos cosas no tienen por qué ser incompatibles. Si tienes ganas de pasar más tiempo a tu bola, díselo. Si no le parece bien, el problema lo tiene tu chica/o. Seguro que no se enfada tanto si le dices que necesitas esa libertad pero no porque le quieras menos. Que estás seguro de lo que sientes y que es justo que lo sepa. Le encantará. No te guardes tanto los subidones de amor, que el otro tiene derecho a saber que no eres tan frío/a como pareces.

Si no tienes pareja, mejor que a primeros de mes te dediques al trabajo o a organizar planes para las fiestas navideñas. Después, quizás alguna cita sea tan buena, que tengas más ganas de ver a esa persona tan especial que estar liado porque tienes que terminar unos aburridos trabajos.

Como en diciembre siempre toca hacer repaso del año -es algo inevitable que hacemos todos- vas a quejarte de algunas cosas que no te han salido bien, pero a cambio, reconoce que te sientes más maduro, que te tomas todo mejor, y con la gente disfrutas y no te comes la cabeza con sus malos rollos. Es más, si puedes les echas una mano. Pues no está nada, mal felicítate tú antes de que lleguen los tuyos a hacerlo. Llegan tiempos en los que te vas a sentir muy querido/a.

2020-12-01T13:38:17+02:00