Comienza un nuevo mes, Acuario, y un nuevo año, 2021, que para ti va a ser muy importante. Desde diciembre ya habrás ido notando una evolución, y que tu personalidad se abre a muchas y nuevas perspectivas, que aceptas encantado/a, como no podía ser de otra manera. A ti todo lo que sea nuevo, aprender y que te haga pensar lo recibes con los brazos abiertos.

A lo largo del mes te irás haciendo muchas preguntas, eso es bueno. Las respuestas te irán llegando también porque te encontrarás más potente que nunca a nivel mental. Te vas a sentir muy responsable, y quizás menos inocente para evaluar las relaciones con algunas personas o emprender nuevos proyectos. Tendrás una mezcla por sentirte experimentado por lo vivido en el pasado, más serio y maduro, pero crecerán también la fuerzas y las ganas de ir hacia adelante, como si el contador de tu vida se hubiese puesto a 0. Y de ahí al infinito. Donde la vida quiera llevarte (y tú guiándola, por supuesto). Como propósito que puedes hacerte desde el mismo día 1, anótate esforzarte muchísimo más para conseguir todo lo que quieres, pero disfrutando por todo lo alto cada toque de buena suerte que tengas. Con tu personalidad tan visionaria podrás organizarte para ir superando cada mes de este año, sumando ganas y éxitos, a la par.

En el amor puede que los avances que hayas ido dando con alguien, se frenen, porque no lo veas claro tú, o porque sientas más amor de lo que te apetece reconocer. Y preferirás tomar distancia y protegerte un poco para madurar los pasos a dar. Pero esto no será lo normal, lo normal al menos durante los diez primeros días del mes, será tener mucho ímpetu para la conquista, o si ya hay pareja a la vista, habrá mucho sexo pero también mucha intensidad en tus sentimientos. El resto del mes irás viendo cómo se impone tu carácter más reservado, y que sabes dejarte querer, pero también currártelo si hace falta, aunque sin arriesgar mucho. Tú mismo te darás cuenta de que si esa persona que te gusta mucho no quiere lo mismo que tú, es mejor pasar un poco. La indiferencia da siempre muy buenos frutos.

Con las relaciones en general, sobre todo las familiares o con amigos queridos, puede que en algunos momentos estés muy a la defensiva, o más agresivo de lo normal. Notarás que si pasas de ellos, algo te arde por dentro, y si dejas salir lo que piensas, te dará rabia ponerte en evidencia. Busca el término medio: di lo que piensas pero no le pongas mucho sentimiento.

Cuando el Sol entre en Acuario, tu signo, el 19 de enero, vas a despegar del suelo: por tus ganas de planes, de amores, de escapadas, de estudiar, de relacionarte… Y esa energía, que será de las que atraen a todo el mundo, hará que los demás se quieran apuntar a tus planes, que quieran ligar contigo, que te ayuden con lo que les pidas y que busquen tu compañía a todas horas. Dosifica, que luego te saturas y acabas saliendo corriendo. Ponte límites y cuando te canses, sonríe, da alguna disculpa y date la vuelta. ¿Ves la diferencia?

A finales de mes, notarás que quieres hablar de tus sentimientos y solucionar problemas con el diálogo, sobre todo si es con tu pareja, si la tienes. Pero solo si es para avanzar, para ser productivos, hablar por hablar no. Ahí dependerás un poco de quien tengas enfrente. Si es una persona que no da la espalda a los problemas, podréis limar asperezas y relajar mucho la tensión enfrentando el problema. Pero si es alguien poco valiente que no quiere dar la cara, poco podrás hacer. Y hasta puede que te plantees si vuestra relación tiene futuro.

Si quieres vivir un mes productivo ante tanta energía lo mejor es que inviertas en personas con las que tengas complicidad. Ya sabes que a ti la diplomacia y el quedar bien no te van, así que ahórrate discutir con alguien que no te interesa. Pon distancia desde antes y así no tendrás problemas después.

Y sigue cultivando esa autenticidad que te caracteriza. Y con la que demuestras a todos que tú nunca estás por estar, tú te implicas en lo que haces, y si no, no lo haces. Y te implicas con quien quieres una relación, y si no, no pierdes el tiempo. Y quien no lo entienda, es su problema. Tú ya estás harto/a de explicar que eres como eres. Más importante para ti que pensar en toda esa gente que se mete en tu vida eres tú. Y lo que tú quieres ahora es cultivar tu esencia, aprender y mejorar.

Te gusta tu nueva madurez y quieres además disfrutarla. Te gusta tu nueva seguridad en ti y en tus relaciones, y quieres ir a más. Por fin disfrutas siendo tan poco normal, pero lo ves como algo auténtico, no como algo raro. Y si lo demás pudieran verte igual de auténtico, sería maravilloso. Si te siguen viendo raro/a peor para ellos porque a ti a estas alturas de tu vida todo eso te dará igual.

2020-12-31T03:08:56+02:00