Comienza un nuevo mes Aries, un mes en el que vas a estar muy activo, con mucha iniciativa y muy cañero. Nada nuevo en ti salvo porque tienes en mente mucho que hacer pero a ratos te ves pensando QUÉ HACER Y PARA QUÉ. Las explicaciones puede que estén en el año tan duro que has vivido. Si pudieras quejarte (hazlo, si te encanta), dirías que no has viajado lo que querías, ni trabajado más y en cosas diferentes, ni disfrutado todas las relaciones amorosas que te hubiera gustado… Sin embargo, reconoce que esta queja es por tu naturaleza emprendedora de ir siempre hacia adelante, de hacer más y más… y este año, en cuestiones de libertad y de hacer lo que uno quiere, como que no ha sido posible. Y todo sabemos por qué. Una pandemia mundial que ha arrasado con la vida normal que llevaba todo el mundo.

Pero ahora tienes por delante un mes en el poder renovar tus ansias de emprender nuevos caminos. El Sol en Sagitario hasta el día 21, Mercurio en Sagitario hasta el 20 y Venus en Sagitario desde el día 16 te dan mecha para completar esas ganas tuyas naturales de moverte y poner en marcha lo que sea.

En tus relaciones, vigila durante la mayor parte del mes los enfados llevados al extremo, porque pueden crear una tensión que dure en el tiempo. Y eso quizás no te favorezca. Prueba a discutir sin enfadarte, a hablar las cosas sin reaccionar de forma desmesurada a lo que no te gusta. A veces quieres dejar tan claro lo que piensas o cómo te sientes, que te vienes arriba. Y lo dejas no solo claro, clarísimo. Pero con menos agresividad hubiera sido igual de efectivo. Y lo sabes.

Tienes una claridad mental envidiable, sobre todo en situaciones críticas. Pues úsala para esos enfrentamientos porque te impones tanto cuando te alteras, que de un problema que sacas dos. En el amor, por ejemplo, te gusta controlar. Pero también sabes que te gusta que te mimen y te consientan. Cede entonces. Y no te pongas tan radical con tu pareja que luego te arrepientes.

En este mes muchos están repasando lo que han hecho y quieren hacer en 2021. Tú seguro que tienes varios listados ya porque tus ganas y tu ilusiones son enormes. Marte en Aries, tu signo, tiene mucho que ver, sobre todo después de haber estado retrógrado casi tres meses. Ahora ya directo te impregna para tirar hacia adelante con todo el ímpetu de haber estado retenido. Como cuando se tapona un enorme caño de agua que brota. Hace semanas tuviste que frenar muchos asuntos que llevabas entre manos (con la consiguiente rabia que te da cuando te paran). Pero te diste cuenta que ese tiempo de parada obligatoria te dio la opción de revisar lo que llevabas hecho y de ver errores, y de rematar después con éxito. Pues ahora que vuelves a la carga, ten en cuenta ese aprendizaje.

Con el trabajo, y cuando se te exija disciplina, no cuestiones a quienes están por encima. Sobre todo a mediados de mes, con el eclipse solar también en Sagitario. En esos días puede que te tomes muy a pecho cualquier comentario o crítica. Y que en vez de verlo como algo constructivo lo veas como una afrenta personal. En general, Aries, sueles estar al mando, pero no siempre eres tu propio jefe ni el cabeza de familia. Así que ten cuidado con las figuras de autoridad que tengas por encima, porque te saldrá toda tu rebeldía. Y más con algunos problemillas que llevan cociéndose tiempo y que ahora con el eclipse se acelerarán.

Y cuando toque hacer esfuerzos extras que no esperabas, no pierdas el tiempo quejándote. Además, sabes que cuando se trata de ser responsable, lo eres. Pues no te quejes tanto si sabes que al final vas a cumplir. Siempre lo haces, y muchos te admiran por ello.

Cuando hagas el repaso mental a tu año, quédate con lo que has aprendido: no haber podido ir a toda leche como a ti te gusta te ha obligado a ir poco a poco. Y no ha salido tan mal, ¿no? Te has dado cuenta de que lo que se cuece a fuego lento también está rico (aunque la palabra “lento” va contra tu naturaleza pero reconoce que funciona) . Quédate también con el hecho de que puedes cambiar y adaptarte a las situaciones según llegan.

Tu esencia es fuerte y a ti no te cambia nada, pero ser flexible es bueno, y este año lo has sido así que siéntete muy orgulloso de todo lo que has conseguido. Te has convertido en alguien que en vez de luchar contra las olas, has hecho lo que hacen los buenos patrones con sus barcos: usar la cabeza y aprovechar el movimiento de las olas o los peces para moverse y fluir con ellas. Aries, nadando contra corriente pierdes fuerzas, y aunque te sobran y tienes para dar y regalar, no insultes a tu enorme inteligencia “gastando algo para nada”.

Seguro que ya estás nervioso/a esperando un nuevo año para hacer todo lo que quieres, como los niños con sus cuadernos nuevos el primer día de colegio en septiembre. ¡Disfruta diciembre que el 2021 te espera para cumplir todas tus ilusiones!

2020-12-01T12:48:29+02:00