Comienza un nuevo mes y un nuevo año, Aries: enero de 2021, una fecha que esperas que sea el inicio de algo mejor que los doce meses pasados. Primero, porque la pandemia ha significado dolor y sufrimiento para muchas personas (y sufres mucho con el dolor ajeno) y segundo porque tú eres de mirar siempre hacia adelante y de ver en positivo. Y de creer que lo mejor siempre está por llegar. Si miras hacia atrás lo haces solo para ver a lo lejos todo lo malo. Bye bye. Y para reafirmarte con lo bueno y con lo aprendido.

Ahora te apetece todo lo nuevo que llega, porque a ti te encanta lo nuevo Aries. Y cruzas los dedos para que sea pronto, claro, cómo no, con lo impaciente que eres. Pero también eres alguien que se ilusiona de forma impresionante, que aprende de cada cosa y lo utiliza para ser mejor persona por dentro.

Marte, tu planeta, sigue en tu signo hasta el día 6, así que desde el mismo día 1 seguro que ya estás organizando y poniendo en marcha planes para el mes, aunque sea en tu cabeza y desde la cama (si es que disfrutaste hasta el amanecer de la Nochevieja). Te ves con ganas de trabajar, salir, viajar, comprar, hacer deporte, conocer gente nueva, enamorarte… y de pelear por todo aquello que consideres justo.

Aprovecharás la primera parte del mes para ponerte al día e irás bajando el ritmo conforme vayas resolviendo cosas. En los enfrentamientos que lleguen, y habrá más de uno porque tú eres de pelear hasta cuando duermes, intenta defender lo que puedas demostrar con pruebas contundentes. No quieras convencer a nadie con subjetividades porque no te van a entender. Si quieres ganar intenta ser realista. Y no te enredes en enfrentamientos con argumentos que quieres defender con mucha fuerza pero con un corazón a veces un poco inocente.

Aries, tú te sientes completamente identificado con tu signo y con tu personalidad. Pues quizás este mes, empieces a ser más consciente de cómo eres, pero en lo bueno y en lo malo. Te vas a valorar de forma diferente, asumiendo mejor tus defectos, como tu impaciencia, tu genio vivo o cuando te pones tan dominante y caprichoso que no hay quien te aguante. Y te gustará presumir de tus virtudes. No te cortes, hazlo, porque tienes muchas y muy buenas, y si no que se lo pregunten a todos los que te quieren.

Igual tú solo o alguien te meta el gusanillo en el cuerpo para darle forma a un plan de futuro, para el que se te exige paciencia, eso sí. Escúchale y luego ve pensándolo. Pero recuerda, cero impaciencia y cero impulsos que no estén bien meditados.

A partir del 19, cuando el Sol entre en Acuario, te apetecerá más la diversión y conocer nuevos sitios o hacer una escapada donde no hayas ido antes o donde no haya mucha gente. Un plan en pareja o con pocos amigos/as. Planes así te ponen las pilas y te dura el buen rollo bastantes días después de haber vuelto. Vamos, que para ti esos ratos con personas queridas son como invertir para varios días en alegría y buen humor.

Tu vida sentimental estará bien animada. Con tu pareja, si la tienes, te apetecerá mucho compartir ratos y planes (aunque siempre presumes de lo independiente que eres); si no tienes pareja, igual estás tan preocupado por el trabajo o tu economía casera que no tienes ni ganas ni tiempo en estar buscando a alguien en plan serio. Estarás más receptivo a aventuras de poco tiempo, de esas que no te roban el día mirando el móvil a todas horas.

Con la Luna Llena en Leo a finales de mes, disfruta con tu pareja o con amigos y familia en casa. Te apetecerán más ese tipo de planes que experimentando con nuevos grupos de amigos o saliendo a conocer sitios nuevos. Te aportarán mejores sensaciones los tuyos que los de fuera, tu casa que salir por ahí. Si en algún momento te notas cansado o preocupado seguro que hay una explicación física, no has parado en todo el mes y el cuerpo te pide descanso. Solo eso. Las preocupaciones sí que pueden venir por todo aquello que no puedes controlar. Pero ya sabes que hay cosas en esta vida que no se pueden controlar, ni siquiera tú con toda esa energía que tienes.

Estate preparado porque vas a ir viendo cómo cambian algunas prioridades en tu vida, nuevas alternativas a lo que tenías pensado hacer: donde solo querías ligar, igual te acabas enamorándote; o igual pensabas casarte y de pronto piensas en posponerlo por un trabajo nuevo que te ha salido con mucha proyección; o que ese dinero ahorrado para la vacaciones siguientes tengas que destinarlo porque se ha roto algo y hay que comprarlo nuevo. Vas a poder cambiar el chip sin problema. Los desafíos para ti no son ningún problema y además así perfeccionas tu faceta de persona flexible, que cuando la has descubierto te ha encantado.

2020-12-31T02:13:37+02:00