Bastante antes de que el 2020 llegara, ya había algunos indicios por las efemérides astrológicas de que sería un año en el cambiarían muchas cosas relacionadas con la salud, la economía y nuestro estilo de vida… Al análisis astrológico de los ciclos planetarios del devenir colectivo se le llama Astrología mundial. La conjunción del día 12 de enero de Saturno y Plutón empezó a mostrarnos que el camino quizás no sería del todo fácil. Estos dos planetas se encontraron en Capricornio y sus energías impactaron fuertemente en las estructuras bajo las que se cimentaban nuestros hábitos más cotidianos. En la Astrología se reflexionó muchísimo acerca de lo que esto podía suponer, acerca de qué podría significar. Las recesiones o las preocupaciones medioambientales fueron las teorías principales. Está claro que todo lo que está pasando está cambiando nuestra forma de ver el mundo. Pero por otro lado (porque todo tiene una parte positiva) estamos viviendo y experimentando una transformación profunda, una transformación personal que hará que nuestra consciencia despierte tanto a nivel individual como a nivel colectivo. Hay personas que despertarán antes, o incluso quizás ya han despertado, y las hay que lo harán más tarde. Es un ejercicio de cada uno, un ejercicio de conciencia y de priorización. Las oportunidades han cambiado, los valores también y hay que saber adaptarse a ellos.

Introducción a mayo de 2020 común a todos los signos

La Astrología siempre ha ayudado a ver las energías de los aspectos, el potencial, la intensidad, la oportunidad o incluso el conflicto, pero no siempre nos ha mostrado la forma en la que se desarrollarán esos hechos. Por eso, aunque todos sabíamos que algo sacudiría fuerte todo, nadie imaginaría que sería una pandemia de estas magnitudes.

Los cielos alientan a reevaluar nuestros caminos así que, siempre será más fácil tratar de fluir con las energías que oponernos a ellas y luchar contra algo que no está en nuestras manos. No es momento para quererlo todo rápido y deprisa. Para nada, es momento de reflexión, de calma y de previsión. Recuerda que las prisas no son buenas y que hay que estar muy preparado para todo.

Este mes, y esto también sirve de referencia para todos los signos, Venus, Júpiter y Saturno entran en retrogradación los días 13, 14 y 11 de mayo respectivamente.

A partir del 11 de mayo, Saturno nos pondrá limitaciones nuevas de algún tipo en nuestras vidas pero, también empezaremos a sentir que somos un poco más “libres” por otro. Para la Astrología Mundial, es muy probable que no todo el mundo esté de acuerdo acerca de las medidas tomadas en los diferentes países y la energía de esta retrogradación en Acuario podrá suponer muchos enfrentamientos, llamamientos masivos a destruir medidas impuestas, inseguridad, sentimiento de inferioridad o agitación entre las distintas sociedades. Si ya es algo que está ocurriendo puede que se incremente un poco más. Hay mucha tendencia a la rebelión de todo tipo… Para la Astrología Personal, las limitaciones pueden estar enfocadas en otros sentidos totalmente distintos. Limitaciones personales, laborales, familiares y también miedos, inestabilidad e incertidumbre. De igual forma, acentuará por momentos el pesimismo en las personas que de por sí, ya lo son. Hay que tener cuidado y aprender a tener el control de estos pensamientos. Además, en los movimientos retrógrados planetarios se diferencia bien a dos clases de personas: las que toman las dificultades de la vida como un fracaso y las que tratan de ver en ellas un reto, un desafío que les ayudará a fortalecer su carácter o con el que podrán conquistar nuevas metas.

El día 13 de mayo Venus entra en retrogradación en el signo de Géminis. Hay que ser consciente de que podemos tener discusiones por tonterías con personas muy cercanas muy a menudo. Quizás por estupideces que hasta ahora habías pasado por alto completamente. Puede que por momentos se te pase por la cabeza tomar decisiones precipitadas en cuanto a las relaciones sociales o familiares, o de pareja. Decisiones muy tajantes así como ultimátums. Pero hay que ser consciente de que Venus se encuentra en una tesitura bastante sensible, y puede magnificarse todo o minimizarse hasta el punto de que no te importe nada en tus relaciones. Tanto un extremo como otro pueden ser preocupantes. Trata de no precipitarte en nada.

El día 14 de mayo, Júpiter comienza su retrogradación en Capricornio. Mundialmente, hay mucha preocupación por la economía, por los trabajos, porque quizás no está saliendo todo como deseábamos y probablemente todo se tarde mucho más en recuperar. Júpiter retrógrado puede crear dificultades a la hora de aprovechar algunas oportunidades, y quizás creamos que no tenemos ningún tipo de suerte en nada. Pensaremos mucho, será una etapa para reflexionar, para discurrir y para razonar. Nos recordará las prioridades que teníamos antes y las que tendríamos que tener a partir de ahora, los errores y los aciertos del pasado…

Estamos en un momento en el que hay que luchar y que pelear por lo que queremos, ahora más que nunca. Algunos tendrán sus objetivos en una escala, otros los tendrán en otra, pero lo que está claro es que los tiempos son complicados y el arma más poderosa para tratar de mantenerse fuerte es la mente. Astrológicamente hablando, hay movimientos planetarios que no acompañan a esta recuperación, pero hay otros que despertarán energías en nosotros que ni siquiera sabíamos que existían. Y es a eso a lo que debemos dar valor y mostrar toda la atención posible. Hay cosas que no sabías que estaban dentro de ti porque jamás habías tenido la necesidad de sacarlas. Y ahora, es el momento de hacerlo. Es el momento de reconectar con tu poder.

Aries

Empieza un nuevo mes Aries, y la verdad es que te sientes un poco débil en muchos aspectos. Pero es cierto que aparentemente sigues con ese estilo de vida de “nada puede afectarme” lo que es muy positivo para ti porque al final, atraes lo que está constantemente en tu cabeza. Pero Aries, es cierto que hasta los más fuertes tienen derecho a caer, a llorar y a romperse de vez en cuando así que, si tienes que llorar, llora. Porque en el fondo así es como una persona con tanta energía como la tuya termina limpiándose por dentro.

El día 7 de mayo hay Luna Llena en Escorpio y es probable que te sientas que no has superado algunas cosas que pasaron y que fueron muy importantes en tu vida. Hay una especie de cierre emocional en ti. Esta Luna te enseña que el pasado sigue doliendo y que, aunque parezca que no, hay cosas que no se han superado pero que poco a poco te irán transformando. Deja que la energía fluya Aries y sincérate contigo misma/o. No todo fue tan bonito como lo pintas en tu mente, tiendes a visualizar muchas cosas buenas y a aferrarte a ellas y sin embargo no te das cuenta de que las malas muchas veces superaban con creces otras. Esta Luna te hará ver cosas que quizás no quieras pero que son necesarias. En ti y en los demás. Algunas dolerán pero otras serán un alivio.

A mediados de mes, los retrógrados te afectarán pero tu fuerza interior será más firme que todo eso. Quizás mandes a la mierda a una persona que te está trayendo por la calle de la amargura últimamente. Sí Aries, hay gente que te está robando mucha energía y tu paciencia se está terminando. En especial una persona a la que hasta hace poco tolerabas pero que últimamente te ha demostrado lo falsa que puede llegar a ser. Tienes todo el derecho del mundo a explotar. Y Venus retrógrado te lo pondrá fácil para hacerlo. No más aguante y no más compasión por las personas a las que les importas más bien poco por favor.

El 21 de mayo empieza la temporada de Géminis, y la verdad que el cambio te vendrá bien. Todo parece ser un poco más esperanzador, y a veces, lo único que necesitas para ver un poco más allá y para volver a tener esa fuerza para esperar es un rayito de luz. Te desahogarás, llorarás y empezaras de cero Aries. Primero eres tú, no lo olvides. El día 22 hay Luna Nueva en Géminis que te irá preparando para nuevos retos importantes, y te dará empuje para reconducir toda tu vida. Para dejar atrás lo que debas y para agarrar lo que mereces.