Comenzamos un nuevo mes Cáncer, diciembre, que para ti, con lo familiar que eres te pone una enorme sonrisa desde el mismo día 1 (por no decir antes). Con restricciones o sin ellas, piensas disfrutar todo lo que puedas. Tú no necesitas fiestas multitudinarias de amigos para pasarlo bien. Te gusta la calidad más que la cantidad. Y el entorno familiar te parece que te ofrece las dos cosas.

Acaba el año y atrás quedarán ratos mejores y peores. Con los peores te ha apetecido empujar al reloj del tiempo para que pasaran rápido. Los buenos ratos los has aprovechado bien. Si hay algo que te ha quedado claro de este duro año de virus y pandemia es que la vida son dos días. Y que hay que exprimirla bien. Pues durante este mes van a llegar días en los que querrás exprimir bien todo lo que te rodea. Te ves a tope de power.

Muchos van a recurrir a ti para que les cubras sus necesidades de mimos, compañía y ricas comidas casera. Tú estarás encantada/o, salvo cuando te estresen o te busquen en los momentos menos oportunos. Tu generosidad tiene un límite. No te gusta que abusen, y cuando te demandan a cualquier hora del día sin pensar en ti, te da rabia e impotencia. Porque además siempre dejas claro lo que no te gusta (pero a veces parece que no te toman en serio, y eso te molesta bastante).

No te dejes llevar por el pesimismo cuando te des cuenta de que todo tu esfuerzo no ha servido para nada con ese amigo/a con quien tienes problemas; o con tu pareja cuando has cedido en cosas con las que nos estabas de acuerdo. O en el trabajo, con compañeros que se meten en tu vida. Piensa que aunque algo no salga bien en un momento dado no quiere decir esté todo perdido. A veces las cosas necesitan su tiempo, su cocción. Y ser impaciente no te va a ayudar a resolverlas. Lo que debes es seguir cultivando tu intuición, que nunca te abandona. Una intuición que es mejor que cualquiera de los poderes de los famosos X-Men. Mira incluso si puedes ayudar a alguien cercano con lo que intuyes, para que abra los ojos con todo lo malo que le está pasando. Falta le hace, te necesita.

Cuando Saturno pase de Capricornio a Acuario vas a notar que te relajas con algunas personas y situaciones. Y vas a preferir hablar las cosas para solucionarlas a meterte en tu burbuja (caparazón) enfadado con la mitad del universo. Sea como sea, te notarás ya en plenas fiestas navideñas, con mucho poder de convicción: para conquistar a alguien, para que tus amigos se apunten a todo lo que les propongas y para salvar el culo por un trabajo con el que te has demorado más tiempo del que debías.

Cuida los gastos innecesarios en las compras. No servirá de nada que te adelantes a las fechas clave para comprar más barato, si luego te vuelves loco/a comprando más de lo que debes. Tampoco cocines por ejemplo como si fuera a cenar un regimiento a tu casa. Porque luego tendrás que tirar la mitad y eso duele. Más en los tiempos que vivimos.

Con los temas amorosos no tomes decisiones a mitad de mes Cáncer, cuando tenga lugar el Eclipse Solar en Sagitario. Tanto si quieres terminar una relación como si es todo lo contrario (y quieres más compromiso), dale largas a la persona y la situación. Espera a que pasen las fiestas que este mes todo se magnifica e igual te confundes con algún paso que des. Y si lo que toca es reconciliarse con alguien especial, hazlo siempre y cuando veas sinceridad en su arrepentimiento por lo que te ha hecho. Si no, volverá a jugártela otra vez. Y entones ya no será culpa suya, sino toda tuya. Por no aprender.

Si no tienes pareja y estás buscando el amor, ganas no te van a faltar, pero si algo no sale como esperabas, no te desanimes. Eso es lo último. Igual exageraste las expectativas o quizás esa persona no era para ti. Piensa que el destino a veces te da lo que quieres en forma de relaciones que no te salen. Pero porque esa persona no era lo que tú estabas esperando. Tómatelo como un regalo kármico. ¿No piensas que pueda ser algo así? Son pruebas y las pruebas son siempre superación.

Casi acabando el mes, con la Luna Llena en Cáncer, tu signo, puede que te des cuentas de cómo son algunas personas de verdad (para bien), o que tengas buenas noticias de temas de trabajo o de dinero. Alégrate pero por dentro, felicítate porque lo conseguido es fruto de esfuerzo. Sabes que te curras las cosas y que no esperas que nadie te regale nada. El premio son buenas noticias como las que te pueden llegar estos días.

Todo ello te dejará un sabor de boca estupendo para empezar a planear el año siguiente. Con muchas ganas de organizar proyectos y de seguir terminando los que no hayas podido este año. La ilusión será enorme, quieres entrar en 2021 feliz y con la sensación del trabajo hecho y terminado, como un folio en blanco en el que escribir todo lo nuevo te apetece que te suceda el año que viene.

2020-12-01T13:06:22+02:00