No eres muy amante de los cambios radicales pero eso sí, te apuntas absolutamente a todo Capri. Y aunque hayas tenido bajones hace poco (los tuyos, los normales) estás en ese punto de: renovarse o morir. Ya has dado todas la oportunidades que tenías que dar. Puedes arrastrarte un poco más, puedes pelear por lo que quieras pero cuando ya lo has hecho y las cosas no cambian, quizás es mejor cambiar todo el rumbo ¿no?

Eres constante y tienes mucho, muchísimo aguante para muchas cosas pero a veces, es mucho mejor mirarse hacia adentro y ver qué es lo que merece la pena y que es lo que no. Además es importante que estés bien contigo misma/o para poder dar pasos firmes al frente, de hecho, si no estás bien contigo, será prácticamente imposible que hagas nada bien. Es así y lo sabes perfectamente. Cuando un problema entra en tu mente, no lo saca nadie, y te impide avanzar aunque le eches todas las ganas del mundo.

Aprende a dejarlo a un lado, o a eliminarlo, aprende a que tu vida no tenga que girar en torno a eso todo el tiempo. Ahora tienes la actitud Capri, las ganas, la fortaleza y sobre todo la valentía para cerrar las puertas que no te hacen del todo bien. Ya no se trata de aguantar nada. La vida no está para sufrir Capri, demasiados palos nos da ya como para encima darnos palos nosotros. Feliz finde Capri y recuerda lo dicho antes: renovarse o morir.