Parece como si la normalidad no llegara a tu vida del todo. Así es como te sientes. Sabes de sobra que los momentos de felicidad están a la vuelta de la esquina, lo presientes, lo intuyes… Pero basta que te pase algo un poco “malo” para pensar que todo es una mierda. Deja de pensar eso Piscis, mira a tu alrededor, pon en una balanza todas esas buenas noticias o buenos momentos que llegan y en la otra los malos, y verás cómo son los buenos los que realmente pesan más. 

Cuidado con las demostraciones en exceso de amor, incluso aunque no tengas pareja. Está claro que sientes muchas cosas por alguien pero también es cierto que quizás sea momento de que esa persona (si es que en realidad quiere) te demuestre a ti ¿ok? No siempre podemos dar todo de nosotros a los demás. Y tú Piscis, también necesitas recibir. 

Dentro de muy poco vas a empezar un proyecto súper importante relacionado con lo laboral, aprovéchalo y recuerda empezar desde cero, sin cargas ni tampoco muchas perspectivas de algo. Y por favor Piscis, no mezcles las cosas. Que una cosa no te salga tan bien como quieres no significa que lo demás sea un desastre.

Deja que el tiempo ponga a cada uno en su lugar. Créeme que lo hará Pececito. Y tú te darás cuenta de todo. Feliz finde.