Empezamos un nuevo mes Escorpio, un mes que cierra un año que en algunas etapas ha sido muy duro para ti. Pero tú estás acostumbrado a lidiar con la parte más fea de la vida. Por eso eres tan fuerte para seguir siempre adelante a pesar de los problemas. Lo que quizás no soportes en algunos momentos será la falta de libertad, como que te gustaría saltarte los límites, las normas o algunos compromisos. Ve actuando con cabeza, seguro que sabes bien cuándo es el momento de traspasar algunos límites o cuando es mejor que te quedes tranquilo y te relajes.

Este mes, Venus en Escorpio (tu signo), la primera mitad, te mantendrá muy receptivo a conocer nuevas personas si estás soltero/a; o si has discutido con tu pareja, lo podrás solucionar. Con tu pareja o con amigos, te estás notando que les acabas dando la razón, pero no siempre convencido de que la que lleven. Lo que te pasa es que tienes muchas ganas de buen rollo. Vienen días muy especiales que crees que se enturbian cuando estás enfadado con alguien. Sobre todo tú, que llevas las tensiones al límite y te vuelves muy radical para dar tu brazo a torcer. Y no quieres estropearlos, no si puedes evitarlo (en algún momento no podrás, seguro).

En general, en temas amorosos no vas a tener problemas para ligar. Nunca los has tenido. Conquistas a quien quieres y cuando quieres. El problema viene cuando “lo conseguido” no te conquista a ti. Eres exigente, y hay personas que al momento sabes que no te van a dar lo que necesitas. Ese tipo de amor apasionado que te pone tanto no se encuentra fácilmente, Escorpio. ¿Y si le dieras una segunda oportunidad a alguien que has descartado demasiado rápido? Prueba, porque igual merece la pena.

Marte, que sigue en Aries, te da mucha caña a nivel energético. Lo que te faltaba, a ti que si hay algo que te sobra es energía y pasión. En algunos momentos notarás tal subidón que te faltará pista para despegar. Como alguien sabio que eres, cuando surja alguna tensión, debes ser lo menos brusco posible para resolverla. Utiliza tu fuerza no para arremeter hacia fuera sino para dominar tus emociones más negativas. Que luego no te gusta la fama que te ponen.

A mediados de mes habrá un Eclipse Solar en Sagitario que puede precipitar situaciones, crear tensiones o ponerte al borde de. Vigila tus relaciones estos días. Si alguien te juzga mal y te echa en cara que hayas sido imprevisible o las barbaridades que has soltado por tu boca, háblalo pero hazte entender por qué ha sido. Si estás tan furioso que no sabes calmarte para hacerlo, espera a que se te pase. No gastes cartuchos si no estás seguro de que vas a acertar con el tiro. En unos días puedes retomar el asunto y explicarte mejor, ya más calmado/a. Si sientes malestar porque creas que haya personas que no te entienden, no se lo pongas fácil comiéndotelo. Háblalo. Cómo verás, hablar las cosas es uno de los mejor consejos que te puedes anotar para todo el mes.

A final de mes, con la Luna Llena en Cáncer, notarás cierta disposición a relacionarte más, que ya lo vienes haciendo, pero más todavía. Eres tan independiente que muchas veces te quedas un poco al margen. Pues ahora no. Ahora te molan más los grupos, te gusta pertenecer a alguno, sentir que se te valora, y descubrir a personas nuevas para tu vida.

Si te ves muy emocional no caigas en un sexo muy abundante pero falto de calidad. Hay veces que estás tan sensual que te rozan la piel y estallas. Procura no confundirte. Alguna relación de cama puede crearte un compromiso más serio que no te apetezca nada. Ser sincero desde el principio ayuda, pero hay personas que se empeñan y quieren más y más. Y contigo, si te han disfrutado un poco, ya querrán el premio Gordo de la lotería. Dejas huella aunque no pises fuerte.

Cuando hagas el repaso del año, en algún día de los más tranquilos de este mes, llegarás a la conclusión de que lo bueno y lo malo que te ha pasado lo asumes. Y que todo te ha servido para verte como más maduro. Como si hubieras cosechado más paciencia, más calma al enfadarte, y sobre todo, más organización para con tus responsabilidades. Te ves mejor que hace mucho tiempo (aunque se te escapen defectos que claro que seguirás puliendo). Naces y renaces con cada obstáculo. Y sí, eres muy posesivo, lo reconoces, y sabes que a veces eso te da problemas, pero también eso refleja que peleas por lo tuyo, que tú no le quitas nada a nadie, y que por lo tuyo luchas a morir, dándole un valor a tus relaciones que es envidiable. Prueba a despedir el año sacando todavía más y mejores cosas de ti, aunque sea para darle en la boca a algunos (de esos envidiosos que hay siempre por ahí).

2020-12-01T13:24:55+02:00