Comienza un nuevo mes Escorpio y comienza también un nuevo año al que llegas con toda la fuerza de tu signo, que por muy abajo que pueda sentirse algunos días, siempre remonta de forma espectacular. No es el caso ahora, porque a pesar de las fiestas navideñas y de no haber parado, el cuerpo te pide aún más. Entrarás en enero con energía para dar y regalar, tanta que te costará centrarte y ponerte las pilas. Pero ahora es lo que toca, ya se acabaron las fiestas y hay que ser responsable. Y tú de eso sabes un rato.

Con la Luna Nueva en Capricornio el día 13 quizás te entren ganas de darle un giro a tu vida laboral, querrás por ejemplo meterte en proyectos nuevos, estudiar algo diferente o incluso hacer un master. Has empezado el año con ganas de darle algún giro a tu vida, aunque te gusta lo que haces y como eres, pero te apetece más, te notas cierta ambición y ganas de buscar nuevos objetivos en tu vida. Si acaso, vigila los caprichos que te cuesten mucho dinero, que luego te arrepientes porque en el fondo eres muy responsable. Y algunos gastos por estas fechas podrían descabalarte para varios meses.

Cuando el Sol entre en Acuario, a la hora de relacionarte querrás hacerlo pero pidiendo libertad. Si no tienes pareja tendrás ganas de conquistar y de salir a divertirte. Si has estado dejándote querer, tranquilo/a o sin mover ficha, todo eso va a cambiar. Te apetecerá salir de caza.

En pareja, hay ganas de renovar el tonteo o de hacer cosas nuevas con ella. Ten mucho cuidado también cuando a lo largo del mes, igual en algún momento te toque asumir que tu pareja no quiera las mismas cosas que tú, porque sea menos emocional, por ejemplo. Si tú le exiges que te entienda como eres, tendrás que aplicarte el cuento y ser igual de comprensivo/a. No te impongas, que tiendes a hacerlo por tu fuerte carácter, pero no es justo para la otra persona. Prueba a amar pero de forma más desapegada, y dando más libertad (la misma que tú también pides). Si te acostumbras a pedir menos, también te frustrarás menos mientras esperas lo que igual no te dan, piénsalo así. Y a quien corresponda, déjale también claro, que no piensas dar sin que te den, porque a veces lo haces, y luego te sienta fatal.

Y si ya tienes a alguien pero no hay todavía una relación estable, vas a tener muchas ganas de comprometerte. Sentirás que estás cansado de historias frívolas y poco duraderas, rápidas, sin futuro (y es que a ti nunca te falta con quien ligar). Te apetecerá crear vínculos más consistentes, con alguien que entienda como eres, tu trabajo o tus aficiones, y que tú quieres entregarte igual. Si lo consigues, la intimidad que puede crearse entre vosotros ante tal complicidad puede que ser muy muy estimulante.

En cuanto al sexo, te gustará como siempre pero sentirás que quieres entregarte con más sentimiento. Como que necesitas que la otra persona note que sientes cosas por ella. Otras veces disfrutas con alguien y vives el momento pero este mes querrás un poco más: un poco más de sexo con esa persona, más tiempo juntos, alguna escapada y hasta conocer a sus amigos. Estás de lo más receptivo al amor puro. El único consejo ante tanta ilusión es observar que la otra persona quiera lo mismo, no vaya a ser que te frustres porque tengáis intereses diferentes.

Tendrás también tus momentos de mirar hacia tu interior para saber si estás en el camino que quieres, el que te hace feliz. Seguro que llegas a la conclusión de que tú en la vida haces lo que haces porque quieres, no porque nadie te obligue o porque te dejes llevar por lo que piensan los demás. Si en algún momento haces algo mal, y lo sabes, no te justifiques con que tú eres así, ni poniendo excusas porque te hayan hecho esto o lo otro. Si la has cagado, arréglalo, pidiendo perdón, por ejemplo. Como consejo que te vendrá muy bien, no entres tan fácilmente al enfrentamiento. Pero no solo con los demás, sino contigo mismo.

A lo largo del mes, organiza tu gran energía para dosificarla: ni muy impetuoso algunos días ni muy caído en eso días de pensamientos oscuros o de bajones emocionales. Aprovecha enero para reflexionar sobre lo que dejas atrás y sobre todo lo que quieres tener o cambiar para el año que empieza. Vas a seguir esforzándote en todo lo que hagas, porque tienes claro que las cosas se consiguen con esfuerzo y responsabilidad. Pero también sabes que a veces te apalancas en tu zona de confort. Y ahí es dónde debes mejorar. Sal de ahí y esfuérzate aun cuando crees que tienes lo que quieres, se más ambicioso, cambia la manera de hacer las cosas a como siempre las has hecho. Y en algunos momentos, sé incluso más loco/a de lo que eres.

2020-12-31T03:00:43+02:00