Tu mente no para ni un solo instante, Géminis, y ya estás empezando a cansarte de todo ese exceso de pensamientos. Este mes tienes que obligarte a poner en orden esa cabecita loca antes de que todo esto vaya a más. Estás intentando adaptarte a esta “nueva” vida y no sabes si estás haciendo las cosas bien o no. Mira, Géminis, de los errores se aprende, eso sí, tampoco puedes convertir tu vida en un error constante. Está bien arriesgar, hacer locuras, pero también hay que tener los pies en la tierra y ser un poquito racional.

El futuro es lo que más te preocupa ahora, Géminis. Pero tampoco puedes obsesionarte con ello. Está bien tener tus planes, tus metas, tus objetivos pero no puedes empezar a obsesionarte por algo que todavía no es presente. Este agosto, por favor, vive el presente. Cuando empieces a rayarte por algo, piensa si realmente puedes hacer algo en ESE mismo instante. Si la respuesta es no, pasa página y deja que esa preocupación vuelva cuando sea su momento de resolverla.

Con la Luna Nueva en Leo del día 8 tendrás muchísimas ganas de tener conversaciones interesantes con tus amigos. Ya sabes, de esas en las que te sientes tan cómodo que eres capaz de hablar de tus secretos, de lo que te preocupa, de tus miedos… Y es que sientes que tienes muchas cosas que compartir con los tuyos. Necesitas escuchar lo que ellos tienen que decirte. Quizás últimamente no has pasado demasiado tiempo con ellos. Has tenido otras prioridades y la verdad no te gustaría perder a tus amigos de siempre por esto.

Géminis, este mes sigue con tu vida pero no te olvides que hay gente que te quiere y que siempre está ahí. No dejes que sean ellos quiénes siempre te pregunten a ti qué tal te va todo. Hay una persona en concreto que echa bastante de menos tu calor, tu afecto, tu cariño. Es un buen mes para volver a estrechar vínculos y reforzar los que ya existen.

Mercurio, tu regente, entra en Virgo el día 11 y aunque no lo creas, a partir de ese momento estarás súper cariñoso con tu gente. Ten cuidado porque pueden surgir ciertos celos de la nada. Sacarás tu lado más posesivo con tu pareja y con tu familia. Te ha costado mucho tener una relación sana con ellos y no te apetece que ahora alguien venga a robártelo. Relax, Géminis, si pones de tu parte, tus relaciones estarán a salvo aunque vengan otras personas.

Con Venus en Libra a partir del día 16, puede que sea un momento un poco “raro” en el amor para ti, Géminis… Tendrás muchísimas ganas de sentirte querido, de enamorarte, de sacar tu lado más romántico a la luz pero a la vez no quieres que nadie te ate. No quieres entregar tu corazón a nadie para que vuelvan a jugar con él. Quieres que esa persona te responda pero si lo hace, sabes que serás tú el que deje en leído en breves. No te obsesiones por el amor, simplemente disfruta y punto. Tampoco te dejes llevar demasiado porque sabes que si lo haces terminarás encariñándote de alguien. Este mes disfruta sin compromisos y sin meter tus sentimientos de por medio.

Terminamos el mes con otra Luna Llena en Acuario (como la del mes pasado) y el Sol entrando el Virgo, ambos movimientos el día 22. Tendrás muchísima sed de nuevos conocimientos. Quieres expandirte y no quieres quedarte estancado en la rutina. Es el momento perfecto para pensar que vas a hacer el curso que viene o para empezar a ver cuáles son las habilidades que quieres mejorar. La energía de la Luna Llena va a ayudarte a convertir en tus defectos en tus mejores virtudes.

Este mes se trata de empezar a sacar al mundo la mejor versión de ti mismo. Todavía te quedan curar ciertas heridas, pero poco a poco, vas ganando, vas dejando el pasado detrás para disfrutar del increíble presente. Feliz mes, Géminis.