HORÓSCOPO LEO SEMANAL

Del 15 al 21 de Enero de 2018

Prohibido llorar esta semana Leo. Prohibido estresarte más de la cuenta, prohibido pensar en lo que no debes. De verdad Leo, todo eso es por tu bien. Esta semana llegan sorpresas, y quizás alguna que no te guste nada. Sí Leo, hay personas que no son capaces de superarte y que, de vez en cuando vuelven a reaparecer en tu vida como si necesitarán saber de ti de alguna manera. Quizás no sea un mensaje el teléfono pero sí que preguntarán por ti, querrán saber más sobre tu vida y a ti todo eso te llegará de alguna manera. Eres Leo, así que, no tardarás en imaginarte muchas cosas, como por ejemplo, qué es lo que podría haber pasado si, o qué es lo que podrá pasar… Nada Leo, de verdad, ahora mismo no te interesa volver al pasado, y mucho menos te interesa volver a algunas personas.

Mira, si de verdad quieren hacer algo para estar contigo, que se lo ganen, pero cualquier persona Leo. Que se lo trabajen, que se esfuercen y que no crean que lo tienen todo ganado a tu lado. Te has comportado muy bien siempre con los tuyos pero es que hay personas que abusan Leo, abusan y te sacan hasta la sangre. Ha pasado tiempo y las cosas han cambiado mucho. Y después de soltar lagrimones y de pasarlo mal, estás aquí Leo, mucho más fuerte que nunca, y te quieres y te valoras más que nunca así que, por favor, no vuelvas a donde no debes. Esta semana vas a tener que ignorar mucho Leo, vas a tener que dejar de contestar algunos mensajes y vas a tener que pasar de algunas personas. En realidad, es lo mejor ahora, que pases de verdad. Para que no vuelvan a creer que estarás siempre que lo necesiten, para que no vuelvan a creer que estarán ahí por y para ti.

Leo, llegan éxitos, llegan oportunidades nuevas que tú solita/o te has ido ganado, perfecciona lo que tienes ahora, construye hacia delante, logra cosas grandes, céntrate en tus metas. Vas a crecer, estás creciendo. Y cuando lo tengas todo, cuando estés satisfecha/o con el trabajo bien hecho, muéstraselo al mundo. Y enséñales que todo lo has hecho tú. Y sin necesidad de nadie.