HORÓSCOPO PISCIS SEMANAL

Del 15 al 21 de Enero de 2018

Todo se está empezando a colocar en su lugar Piscis. TODO. En el fondo, lo que más deseas hacer es disfrutar, pasarlo bien e intentar ser feliz el máximo tiempo posible, pero a veces, aunque tu no los causes, los dramas vienen a ti. Y es que tienes mucha facilidad para atraerlos por la sencilla razón de que eres incapaz de callarte cuando algo no te parece justo. Digamos que te dejas encender pronto, en cualquier sentido, y aunque no empieces todas las discusiones si te metes en la mayoría.

El problema es que ahora hay algunas discusiones que, sinceramente sobrarían porque de NADA van a sacarte. Sabes que eso a lo único que te lleva es a sentirte mal contigo misma/o, a arruinarte los días… Debes pensar bien si merece la pena seguir peleando con lo que hay a tu alrededor o si es mejor dar la espalda a todo e incluso abandonarlo por un tiempo para renacer en otro lugar y con otra gente. Es cierto que esta semana te podrás sentir un poco perdido con todo, pero pase lo que pase, vas a buscar estabilidad, esa estabilidad que tanto necesitas y que tanto te pide el cuerpo.

Tendrás que aprender a ignorar a la fuerza Piscis porque si el resto puede llegar a sacar lo peor de ti tienes un gran problema.

Y ellos tienen un gran poder Piscis. Céntrate en lo importante y, si a tu alrededor no hay energías positivas que te lo den o te lo transmitan, vete hacia otro lado, aunque te cueste. Es cierto que tienes un imán especialmente hacia las cosas que no te hacen bien del todo, y lo peor, te cuesta mucho alejarte de ellas. Pero ahora necesitas abrir los ojos, aún más, y valorarte realmente. Poner en la balanza todo, y ver por lo que merece la pena luchar. Céntrate solo en eso y deja a un lado lo que no te hace nada bueno. A veces, una retirada a tiempo es una victoria. Y si tienes que hacerlo tú, adelante. Sabes que cuando de verdad quieres algo, aunque te cueste, lo consigues. Después de todo ya… Piénsalo, tienes mucho por lo que ser feliz ahora, sólo tienes que quitarte algún lastrecillo pendiente. ¡Para estar de verdad a tope! Feliz semana.