Comenzamos un nuevo mes Tauro, y aunque tienes ganas de cambiar de año, aún te quedan unas semanas que podrán a prueba una vez más tu talante tranquilo y de pocos cambios. Sí, ha sido un año duro que te ha puesto a prueba demasiadas veces. Pero la verdad es que has salido triunfante de todas. Pero porque has sacado tus mejores armas en cuanto a paciencia, constancia, perseverancia … Quizás haya sido la influencia de Júpiter en Capricornio, que durante todo el año ha hecho que pilles parte de su halo y energía protectores. En algunos momentos, sentías como una lucecita que se encendía de vez en cuando, que parece que te decía: todo va bien, sigue adelante, mejora en lo que puedas y no pienses mucho en lo que hacer. Hazlo cuando creas.

Durante este mes, en el que el Sol en Sagitario sigue hasta el 21, vas a seguir notando en el ambiente un exceso de energía que a ti personalmente te pone bastante nervioso. Bueno, mejor dicho, los que te ponen nervioso son los demás. Todos corren, se apuntan a varios planes que coinciden (como si pudieran multiplicarse), hay prisas para todo y como que hay demasiado ruido. Para ti la vida gira a un ritmo más lento, y por eso puede que te toque discutir con alguno de esos. A ti las prisas no te van. Encima, ya con las fechas navideñas parece que se exaltan los ánimos aún más. Y tú miras alrededor y te van a entrar ganas por momentos de AUTOCONFINARTE SOLO y salir el 15 de enero.

Y no, no te gustan los cambios. Y a veces no te gustan las personas, aunque sean queridas, que te repiten una y otra vez que te lances, que los cambios son buenos, que retrasarlos es peor… Y piensas: que no, que si hay que hacer cambios ya decidirás tú, cuando, cómo y dónde.

Bastante has tenido que cambiar este año adaptándote a la pandemia. Estar en casa y el confinamiento, a ti especialmente no te ha importado (salvo por todas esas tareas pendientes se hayan podido frenar o bloquear, y luego vienen las prisas). Lo que has llevado peor ha sido el no tener libertad para hacer lo que quieres. Y tu independencia, que te gusta tanto que en algunos momentos tener que compartir tu espacio con mucha gente te ha agobiado un poco. No te preocupes ahora por nada y trata de disfrutar un mes que al ser tan familiar a ti te pone de bastante buen humor. Además de que se come mejor que en ningún otro mes.

Si puedes pedirle algo a Santa Claus es que lo que hagas te sea reconocido. Y lo que no hagas también, porque a veces no entras en peleas, no insultas a nadie, no le metes prisa a nadie… y parece que nadie te reconoce esa forma de ser tan tuya de respetar a los demás y de no tocarle las narices a nadie (coherencia se llama, porque en el fondo, no quieres que nadie te las toque a ti).

Con Venus en Escorpio, en tus relaciones vas a notarte como magnético, atrayendo a todo tipo de personas: personas que querrán hacerse amigas, personas que querrán una relación e incluso en algunos casos hasta familiares que no conocías y con estas fechas te contactarán para saber cómo te encuentras. A todos les vas a responder con generosidad y cariño. Con los que quieran una relación tendrás que medir más tus palabras. A ti te gusta elegir a quien quieres para enamorarte, porque te gusta un tipo de personas que tienen que ser muy afines a ti.

En cuanto al trabajo, no te importa dejarte la piel para conseguir lo que de verdad quieres. Pues aprovecha los últimos días del mes, cuando el Sol pase a Capricornio, para cosechar algunos logros: conseguir pareja, trabajo, cambiar de casa, irte de viaje, ganar en una inversión o lo que sea. Las semillas fueron plantadas y ahora toca recibir el premio. Bien merecido. Tú mejor que nadie sabes que las cosa no te caen del cielo, por eso trabajas duro. Y si tienes algo de suerte, pues bienvenida.

Lo que te vas a llevar de este año, pase lo que pase en diciembre, es un camino recorrido y numerosas experiencias que te han hecho disfrutar, también sufrir a veces, pero con un resultado que te ha hecho conocerte más y sentir que avanzabas. Paso a paso, como a ti te gusta. Los retrasos en algunos asuntos los tomas como pruebas para seguir mejorando, porque tú no crees que uno madure si no es a base de currárselo. Si te lo regalan todo te acostumbras y te vuelves débil. Y a ti, si hay algo que no soportas es la debilidad. Sigue con tu fuerza y caminar seguro. Lo mejor está por llegar.

2020-12-01T12:52:55+02:00