Julio comienza y es cierto que tienes más ganas que nunca de dar algunos pasos hacia delante. Sobre todo, has de tomar decisiones importantes que tenías que haber tomado en su día y que sabes que no puedes retrasar más. El mes comienza con el eclipse lunar penumbral en Capricornio el día 5 de julio y la verdad es que tendrás mucho más claro que algo o alguien te está poniendo algunos límites en tu vida Virgo.

Llevas un tiempo con una especie de mochila en tu espalda que hace que te frenes y que no avances tan deprisa como quieres. Las emociones de algunas personas no están del todo claras y eso lo único que hace es estresarte mucho más. Cuidado con seguir tratando de arreglar las cosas que ya están rotas. Hay mucho que hacer de aquí en adelante y no deberías perder el tiempo en nada que no te deje caminar.

Recuerda que también es cierto que Mercurio sigue en retro hasta el día 13 de julio así que, intenta como sea de suavizar las conversaciones que suban de tono porque las malinterpretaciones atarán a la orden del día con cualquier persona que esté cerca de ti y puede que en una de esas, tomes decisiones de las que después te arrepientas.

Muchas veces necesitas tenerlo todo súper atado Virgo, y el problema es que los demás no tienen claro ni por donde empezar. Cuando se trata de tener atadas tus cosas todo funciona. Pero cuando se trata de tener atadas tus cosas en las que influye el resto, es caótico. Replantéate si es bueno atar esas cosas porque al final, tu no estás aquí para “obligar” a nadie a hacer algo que no quiera. Ni tampoco a tratar de mejorar sus vidas.

Vas a sentir que a finales de mes tienes mucho más amor propio y cuidados hacia ti de los que nadie ha tenido jamás. Y cuando estás bien, tu mundo empieza a funcionar. Y una persona se acercará a ti entendiendo que, al final, lo que te sobra en tu vida va fuera y ahora no vas a permitir que nadie la hunda. Antes podías pasar cosas por alto. Ahora no. Y eso, créeme, puede joderle a muchas personas. No tienen poder sobre ti Virgo. Ya, ninguno.