Si hablamos de ti, lo primero que se nos viene a la mente es la palabra RESPONSABILIDAD. Así es Tauro, tu manera de ver la vida y de hacer las cosas se diferencia muchísimo de las de las demás, porque eres de las pocas personas que saben comprometerse con lo que es realmente importante y nada más.

Eres una persona muy práctica, no te gustan los compromisos por obligación y no estás de aquí para allá sin rumbo fijo o cambiando de opinión cada dos por tres. Eres muy firme con tus decisiones y te gusta actuar siendo muy fiel a tu esencia. Si te comprometes con alguien, no te echas atrás en el último momento ni haces nada por tu propia cuenta. Tauro, trabajar en equipo contigo es una puta maravilla, porque de verdad, eres el claro ejemplo del juego limpio y de la perfección en persona.

Tu parte más entrañable y la más admirada por todo el mundo que te conoce es esa, tu capacidad de compromiso.

La gente que tiene el privilegio de formar parte de tu vida tiene entre sus manos uno de los mayores tesoros que pueda tener. Algo que cuidar para toda la vida, porque eres muy especial Tauro. Tener tu confianza de por vida es un puto regalo caído del cielo y lo mejor de todo es que tu gente lo sabe de sobra. Los que no te dejan escapar son más astutos que una zorra de categoría, porque saben que eres un diamante en bruto Tauro, saben que tu amistad es oro puro…

Inspiras mucha confianza a los demás. A los que te conocen y a los que no Tauro, en serio, la buena vibra y la luz que depositas en la oscuridad de la gente que no se sabe organizar es alucinante. No hay grandes proyectos que te intimiden, no hay pequeños retos que te sepan a poco… Contigo no hay teatros, falsedades ni actuaciones de pega, no eres de esos, no te va nada aparentar o hacer ver que eres alguien que no eres en realidad y eso son bases muy solidas para emprender un camino seguro y fuerte.

Tienes un don muy especial Tauro, mucho más grande del que pensamos todo el mundo. Ojalá y que tus pequeños gestos cambiaran al mundo de una puta vez. Ojalá….