Todos tenemos algo que nos mueve en lo más profundo. Es como si encontraran una herida interna y se ponen a jugar con ella. Quizá no digamos nada en el momento, pero puede que las lágrimas hablen por nosotros. No es que seamos débiles, somos humanos y muy emocionales. El débil es el otro, que se atreve a usar algo tan bajo para hacer daño. Lo bueno es que cada signo del zodiaco tiene una forma de superarlo. Esta es la única cosa que es capaz de destruirte según tu signo. Lo que no saben es que aunque termines hecho pedazos, te vuelves a levantar. 

Aries 

¿Cuántas veces no has pensado que no puedes más y al final pudiste? La verdad es que eres un signo bastante necio, te cuesta aceptar que la gente intervenga en tu vida, porque no quieres sentirte inútil en ningún sentido. Hay una parte de ti que ama la independencia y aunque muchas veces su intención es ayudar terminas sintiéndote asfixiado. A ti te puede destruir el hecho de no permitirte ver más allá, te encasillas tanto en lo que tú piensas que cierras el caso aunque sabes que puede tener otra solución. Tu parte impulsiva no ayuda mucho, porque llegas a decir cosas muy hirientes y ahí es cuando alejas a personas que en verdad te aman, lo que te lleva a un dolor inevitable. 

Tauro 

Tauro, hay una parte de ti que sabe que no eres perfecto, pero te empeñas en que el resto de las personas crea lo contrario. De pronto, tu ego puede volverse un arma de doble filo y en el momento menos pensado termina lastimándote. Te cuesta aceptar que te aferras a tus opiniones, crees que nada de lo que los demás quieran decir importa y eso puede llevarte a un duro alejamiento. Eres una persona buena, pero hay veces en las que exageras al ponerte como prioridad, porque prácticamente dejas de lado a las personas que te importan. Es decir, no tienes tiempo para ceder ante los demás, para preocuparte cómo están, qué les hace falta. De la nada se apaga tu lado empático, porque te enfocas en tus objetivos y ya no entiendes de razones. No pierdas lo mejor de tu vida por algo del momento. 

Géminis 

Es muy provocador el hecho de que todo el tiempo te señalan como alguien poco comprometido. Géminis, reconoces que tu personalidad es una dualidad que no puedes controlar todo el tiempo. Sin embargo, cuando te molestas parece que todo se intensifica y terminas cayendo en un agujero que tú mismo creaste. El hecho es que pasas de estar sonriendo a enojarte. A menudo, la gente te juzga porque no conciben tanta sensibilidad. Lo malo es cuando te pones a la defensiva, no es que no tengas que poner límites. Por supuesto, que no debes permitir que nadie te haga menos, pero no tienes que ir peleando con todos. Al final, tú sabes quién eres y lo mucho que vales. Si caes en dimes y diretes, lo único que pasará es que el ambiente se volverá desgastante y no vas a lograr darle la razón a todo el mundo. 

Cáncer 

No es un secreto que tu personalidad está llena de sensibilidad, eres el tipo de persona dulce que se roba el encanto de los de su alrededor. Lo malo es que muchas veces no tienes el control de tus emociones y puedes pasar de un estado de calma a una irritabilidad exagerada. Basta con que toquen un punto débil para que te dejes llevar. En esos casos es muy  complicado lidiar contigo y lo sabes, porque hay momentos en los que ni tú te entiendes. El problema es que hay quienes se aprovechan de eso y ahí es cuando puedes terminar en una relación tóxica. Cáncer, ten claro que tú puedes brillar por tu cuenta, no necesitas depender de nadie ni tampoco darles explicaciones. Si alguien minimiza tus emociones ahí no es, no te quedes en donde te rompan y luego te quieran seguir hablando como si nada. 

Leo  

Sí, el Sol está de tu lado, eres un signo seguro. Como todos, hay veces en las que sientes que las cosas no te salen nada bien por más que te esfuerzas, pero la mayoría del tiempo confías en tus habilidades. Leo, eres talentoso y no te asusta el éxito, al contrario, trabajas muy duro para alcanzar tus sueños, porque tus expectativas son altas. Sin embargo, no siempre tienes el control, hay veces en las que todo se te derrumba, pero te cuesta aceptarlo. Es tu ego el que no se atreve a aceptar un error. El problema es cuando la gente que te quiere intenta ayudarte. Su intención es buena, quiere que abras los ojos, pero tu lado necio te impide aceptarlo. Recuerda que las personas que realmente valen la pena te dirán las cosas sin miedos y eso es lo importante, porque no se andan por las ramas. Sin embargo, si te pones terco el único que se va a destruir eres tú. 

Virgo 

Entre tanta practicidad y lógica te olvidas de ti, Virgo. A veces, te empeñas tanto en que las cosas salgan perfectas, que dejas de lado la parte emocional. Cuando menos piensas ya eres una máquina más, te dejas para después y cuando algo sale mal tiendes a explotar. Ten claro que tarde o temprano todo en esta vida se paga y si eres demasiado exigente contigo mismo la vida no se va a quedar de brazos cruzados. De alguna manera, te tiene que decir que es momento de hacer una pausa. Te estás dejando para después, cuando eres lo más importante. No puedes seguir fingiendo que todo está bien, cuando ya no puedes con el llanto. Estás acostumbrado a guardar tus sentimientos y llegará un punto en el que el vaso se rompa. Suelta el qué dirán y muestra tu lado vulnerable Virgo. 

Libra 

Libra es sinónimo de un montón de ideas encontradas. Es decir, está su lado bondadoso, el que es capaz de ponerse en los zapatos de la otra persona y ayudar sin esperar nada a cambio. Pero, también su parte sofisticada, la que goza de lo bueno, le gusta cumplirse uno que otro capricho. El problema es cuando esto último se le sale de las manos, porque el dinero se convierte en una constante en su cabeza. Si se descontrola llega un punto en el que siempre quiere más y más. Te vuelves una víctima de la mercadotecnia y aunque no necesites las cosas vas por ellas. No estás compitiendo con nadie, eres tú mismo y tus demonios los que se aceleran con las compras. En esos casos analiza la situación, recuerda que eres mucho más que lo que usas o lo que tienes. ¿Realmente vale la pena arriesgar tu salud mental? 

Escorpio 

Es sencillo, Escorpio no ve la necesidad de fingir con nadie. Cuando alguien le desagrada se le nota en cada poro. Digamos que llega un punto en el que disfruta incomodar al otro con su presencia. No es un signo que deje de hacer ciertas cosas sólo porque los demás se sienten mal. Escorpio, sabe que su energía es fuerte y no siempre la usa para bien, lo cual puede ser muy peligroso cuando tiene que lidiar con la gente que quiere. Es decir, sabe que hay veces en las que su mal carácter hace de las suyas y es muy probable que termine diciendo comentarios hirientes. Sin embargo, su temperamento se descontrola, si provocas a Escorpio, vas a tener que enfrentar las consecuencias, porque no se guarda nada. Ten cuidado Escorpio, porque eso puede destruirte, alejarte de la gente que amas y que muchas veces ni hay razón suficiente para que le hagas daño. Inclusive si no es intencional. 

Sagitario 

La diversión sin ataduras es más divertida. Ese es lema con el que vas por la vida Sagitario, pero la verdad es que en el fondo huyes de ti mismo. Una parte de ti está asustada de terminar con gente que no valora tu esencia. Eres muy fácil de querer porque tienes plática para todo y te gusta ayudar. Sin embargo, cuando la cosa se empieza a poner demasiado formal sientes que te empiezan a asfixiar. En el fondo sabes que sí quieres un compromiso, pero no estás del todo seguro. Eso te puede llevar a perder personas valiosas, que al estar contigo no se sienten apreciadas y prefieren marcharse. Sabes que eres un alma libre, que amas vivir tus días a tu antojo, sin embargo, Sagitario no te cierres, hay muchos que darían lo que fuera por convertirse en tu mejor compañía. 

Capricornio 

Tú no puedes andar por la vida como si no te importara nada, es más que claro. Sin embargo, hay veces en las que exageras, te vuelves un adicto a que todo esté en su lugar y  no eres capaz de soltar un sólo detalle. Capricornio, la vida no es sólo trabajar, pensar en proyectos y disfrutar de los triunfos. A veces, se te va el día en horas y horas de trabajo, pero no pones ni un momento a tu corazón como prioridad. Así que, cuando menos pienses te vas a sentir ahogado y solo. La gente no soporta tanta indiferencia de tu parte, llegará un punto en el que se marchen y ya no puedas hacer nada. Sí, el éxito requiere esfuerzo y sacrificio, sin embargo, no pongas en juego tus sentimientos, porque cuando la vida te cobre factura te vas a arrepentir. Date una pausa, te la mereces, el estrés y la ansiedad te están consumiendo. 

Acuario 

Está bien ser un alma independiente, segura de sí misma y sin miedo a decir lo que sientes. Pero, Acuario, no se trata de ver qué tan alto puedes levantar un muro para que nadie te domine. No exageres, el hecho de ceder de vez en cuando no tiene nada que ver con la autenticidad. Puedes seguir siendo tú y al mismo tiempo interesarte en otros. El hecho de cerrarte a la idea de amar y relacionarte con amigos y familiares, se puede volver sumamente desgastante. Es una lucha interna, en la que quieres fingir que todo está bien y que eres más fuerte, cuando no es así. ¿Qué necesidad de caer en ese tipo de cosas? Lo único que va a pasar es que terminarás alejado y tanta soledad te puede nublar el alma. Acuario, tú sabes que eres amor, no te resistas. 

Piscis 

Tienes muy claro que no eres un ser perfecto, que hay momentos en los que quisieras que tus emociones no te dominen de tal forma que te roben la calma. El problema es que tu amabilidad puede sobrepasar todo y ahí es cuando las personas parásitas se aprovechan de ti. Eres bueno, pero no exageres, porque tanta bondad se puede convertir en tu destrucción. La mayoría de la gente no entiende tu forma de percibir el mundo, no te cansas de dar y esperas en el fondo que el otro también muestre su lado bueno. Sólo ve más despacio, no le abras las puertas a cualquiera, si te vuelves más selectivo y empiezas a poner límites automáticamente las personas malas se irán de tu vida, porque su deseo es controlar y ya no van a poder.