ESO QUE LEO HACE SIN QUERER Y MOLESTA AL RESTO

Lo que más molesta a los demás de Leo es que lo que dice es lo que hay, no hay más. Sus palabras siempre llevan la razón. Su verdad es la verdad universal y ya está. No permite que nadie le discuta ni que le quite la razón. De vez en cuando, necesita a alguien que le diga que baje de esa nube de ego en la que vive, pero será imposible, porque su ego es irrompible. Y cuidado con aquellos que lo intenten. Al principio, esta cualidad puede parecer fascinante y arrolladora, pero según pasa el tiempo, va a pasar a ser algo insoportable.

Además, es una persona bastante presumida.

Le gusta enseñar a la gente todo lo que tiene y alardear de todo lo que ha conseguido. Está bien mostrar siempre el lado bueno de las cosas, pero cuando una persona no está pasando por un buen momento, quizás esto no sea lo mejor. Leo parece que actúa así para llamar la atención y levantar miradas y no se da cuenta que en ocasiones lo mejor es callarse y prestar atención a quién lo necesita. Pero su enorme ego le hace querer ser el líder sea como sea y ser quién lleve las riendas en la situación.