LEO Y EL SEXO

El león ruge más que morder, así que, aplica esto a tu vida sexual. En el sexo eres muy fácil de provocar. Si te ponen delante un presa fácil tu no dudarás en ir a por ella.

Eres pasional y fogoso, como buen signo de fuego y haces sentir al otro como si tú fueras lo mejor que le ha pasado en su vida. Tu superioridad se muestra hasta en lo sexual. También esperas lo mismo de los demás, que te digan que eres el mejor y que lo haces extraordinariamente bien. Tú sólo sonríes mientras por dentro piensas que “ya lo sabías”

Cuando tienes un primer encuentro sexual lo intentas hacer lo mejor que puedes y si, te entregas mucho más que en los siguientes, al fin y al cabo te gusta sorprender y dejar a tus amantes alucinando.

Te encanta dominar todo tipo de situaciones así que, en cuanto a posturas prefieres estar arriba, controlando el tiempo, los movimientos y las pausas. 

Si te dicen los maravilloso que eres en la cama te sientes mucho más cómodo y te entregas el doble, pero si ves que por su parte no está disfrutando demasiado, te entregarás el triple. Así eres tú. Un Leo nunca acaba mal algo. Lo sabes. Lo sé.