LIBRA EN UN ATAQUE DE NERVIOS

Cuando te encuentras en un estado de nervios máximos o con un pequeño ataque de ansiedad, Libra, tienes dos formas de actuar, dependiendo de si estás en público o si estás a solas. Cuando estás en público es silencio es tu mejor amigo, sobre todo si te encuentras rodeado de gente con la que no tienes confianza o con gente que a penas te conocen. Tu mente va a mil por hora, pero tu cuerpo parece tranquilo y sereno, todo para que nadie sospeche y así no tener que dar ninguna explicación sobre lo que te pasa. Porque sabes que en el momento en el que abras la boca todo va a salir al exterior de la peor forma posible. Esa elegancia que siempre tienes se esfuma y aparece tu lado más vulnerable. Y eso es lo que menos deseas ahora…

Con todo lo que tienes en tu mente, no quieres también preocuparte por lo que van a pensar los demás de ti… Así que es mejor mantener la boca cerrada y ya saldrán esos nervios al exterior en otro momento más “adecuado”.

Y ese momento es cuando estás a solas por fin… Es ahí cuando expresas la ansiedad llorando. Y es que en ese momento lloras por absolutamente todo. Has estado tanto tiempo callado/a que ahora es el mejor momento para sacar todo lo que tienes dentro. No solo lloras por el problema actual, si no que lloras por aquellos problemas que parecían estar solucionados y lloras por esos problemas que aún no han llegado y que ni siquiera sabes si llegarán. En este momento tu cabeza es un mar de pensamientos que están explotando como deben de hacerlo. Pero es que cuanto más lloras, más quieres llorar. Ahora es cuando te da igual absolutamente todo.

Llevas tanto tiempo intentando aguantar todo lo que tienes dentro que es eso lo que ha hecho llegar a este punto donde la ansiedad se apodera de ti. Pero tú mismo sabes tranquilizarte mejor que nadie y sabes que después de la tormenta habrá también un momento en el que llegue la calma. Libra, por muy mal que estés, sabrás que siempre habrá una luz al final del túnel.

2018-07-03T09:09:51+00:00