Escorpio: del 23 de octubre al 22 de noviembre.

LO QUE HAS ESTADO HACIENDO: Cuando has pasado por una ruptura amorosa en tu vida haces casi cualquier cosa para “calmar” el dolor. Y esas cosas no siempre son productivas para ti. Lo sabes Escorpio, no es que te vayas por la mala vida pero te haces mucho daño, sabes hacerte mucho daño. Eres capaz de beber en exceso, de fumar mucho, de trabajar demasiado, de relacionarte con personas que sabes que no te aportan absolutamente nada…

Tus emociones son tan intensas que crees que haciendo todo eso algún día podrán disolverse. Y el problema es que no se disuelven sino que crecen más y más. Aunque sabes que en algún momento de ese sufrimiento todo acabará parando y terminará por solucionarse, te cuesta mucho ver la luz al final del túnel. Es como si tuvieras que destruirte para después renacer, tocar fondo para más tarde subir como la espuma.

Te puede interesar: Escorpio y las rupturas amorosas

LO QUE DEBES HACER: Debes permitirte sentir que las cosas duelen, y que tienen que pasar Escorpio. Tienes que tomarte tu tiempo, tienes que sentarte y que relajarte y pensar que TODO pasa por alguna razón y que, al final, acabarás renaciendo como el Ave Fénix. Tratar de ahogarte en tus penas sólo hará que después, sea más complicado levantarte y sobreponerte.

Tu gente puede ayudarte a ver cosas sobre la relación que no veías Escorpio. Háblalo con ellos. Pero tampoco te pases, un ratito nada más. Después, trata de olvidar el tema y de no hablar más de la cuenta de lo mismo. Porque tú misma/o te enredas en bucles que no tienen ningún tipo de salida. Y por supuesto no te autoconvenzas de nada en esos momentos. Es sólo una pérdida de tiempo. Con el tiempo, te darás cuenta de que, en tu caso, el hecho de no hablar de un tema en concreto acaba por suavizarlo todo. No es que no esté ahí Escorpio. Simplemente es que lo estás ignorando y al final, tiene poca fuerza.