Hay ciertas cosas que a veces es mejor no decir, momentos en los que es mejor cerrar la boca y guardarte para ti eso que querías decir. La libertad de expresión existe, pero termina donde empiezan los sentimientos de los demás. Hay que saber lo que es mejor no decirle a cada signo. No significa que le estés mintiendo, simplemente estás respetándole… Esto es lo que nunca deberías decirle a Géminis:

A Géminis nunca debes de decirle que se ha equivocado con sus palabras y que ha dicho algo que no debería de haber dicho. Nunca corrijas las palabras que salen por su boca. Y, además, debes de tener mucho cuidado también con tus palabras. Porque lo más importante para Géminis es la comunicación. Si siente que ha habido malentendidos se pondrá de muy mal humor.

Lo que más le importa a Géminis es usar la palabra correcta en el momento adecuado. Y si ves que está en una conversación muy interesante, ni se te ocurra mandarle callar. Será lo peor que puedas hacer en ese momento. Porque le encanta hablar y comunicarse y no soportará que le paren. Tampoco debes decirle a Géminis que sus chistes no hacen gracia o que no es gracioso. Porque vive básicamente para intentar hacer sonreír a los demás, quiere llenar tu vida de alegría y de emoción.

Géminis desea sacarte una sonrisa en el momento que más lo necesitas. Y si tú le das la sensación de que te parece aburrido lo que hace, sentirá que no merece la pena nada de lo que está haciendo. Tiene una naturaleza dual y siempre está en constante cambio. Puede cambiar de opinión de un momento a otro, pero ese comportamiento está muy justificado.

RELACIONADO: Cuando Géminis se encabrona

Así que no te atrevas a preguntarle que por qué cambia tanto de opinión. Porque para Géminis esa dualidad representa el intercambio y la interacción. No puede estancarse en un tema y dejarlo ahí. Géminis es una persona muy flexible, lo que a veces puede parecer que tiene dos personalidades diferentes. Y por eso mismo, nunca le digas a Géminis que sea él mismo y que se deje llevar. Está cambiando siempre de opinión y tiene un carácter muy cambiante y no le quedará muy claro si quieres que siga siendo el Géminis que es ahora o el Géminis que era hace 2 segundos. Así que, con él/ella, lo que tienes que hacer es controlar siempre tus palabras.