El poder puede residir en muchos de nuestros rasgos, está dentro de nuestra personalidad y también dentro de nuestra mente. Hay muchos de nuestros rasgos que pueden llegar a convertirnos en una persona súper poderosa, simplemente tenemos que sacar todo nuestro potencial a la luz. La razón por la que eres tan poderoso o poderosa, Sagitario, es porque siempre sabes cómo mantenerte positivo.

Eres una persona que siempre sabe ver el lado bueno de las cosas. Es fácil ser así cuando las cosas van bien, pero lo realmente complicado es mantener una actitud positiva cuando parece que todo se va a la mierda.

Pero tú tienes ese poder, tienes esa fuerza de seguir sonriendo cuando todo se está desmoronando a tu alrededor. Y lo mejor de todo, es que esa sonrisa no es fingida, esa sonrisa significa que eres capaz de ver lo bueno hasta en esos momentos tan difíciles. Todo esto te da muchísimo poder, Sagitario. Tener una actitud positiva en todo momento te da una ventaja en todos los aspectos de la vida. Los demás te ven como una persona alegre, que sabe solucionar sus problemas, que sabe enfrentarse a la vida siempre con una sonrisa. Incluso cuando las cosas no salen como tú querías, haces lo que sea para sonreír y seguir hacia delante.

Te puede interesar: Sagitario y el dolor

Y lo mejor de todo, Sagitario, es que no le tienes miedo a nada. Tienes todo el coraje y toda la valentía necesaria para enfrentarte a situaciones difíciles. Eres de esas personas que nunca miran antes de saltar o antes de arriesgarse, Sagitario, nunca le tienes miedo al riesgo. Y sabes que hay veces que arriesgas y pierdes, pero sabes que la mayoría de las veces que arriesgas, terminas ganando.

Eres alguien que está constantemente explorando el mundo fuera de tu zona de confort y gracias a eso, te conoces más a ti mismo/a.

Sabes cuáles son tus límites, hasta donde puedes llegar, las situaciones que puedes manejas, etc… Eres tú mismo en todo momento porque no le tienes miedo a las críticas, a que te miren mal, a que hablen de ti. Todo esto, Sagitario, te da un gran poder y te hace ser una persona muy poderosa. Hay veces que no eres consciente de lo poderoso que eres y es hora de que empieces a asimilarlo y a darte cuenta de que eres mucho más fuerte y poderoso de lo que te imaginas.

Esa actitud con la que te enfrentas a la vida y esa manera de vivir te convierten en una persona fuerte y con una gran personalidad. No todo el mundo puede presumir de ello…