Si estás empezando a conocer a alguien, esto te interesa. Lo primero que debes hacer, es saber cuál es su signo del Zodiaco. Bien, ¿ya lo sabes? Pues ahora, sigue leyendo. Estos consejos te vendrán muy bien para saber cómo debes tratar a esa persona, cómo relacionarte con ella para tenerla enganchada a ti. Si sigues estos consejos, lo tendrás bien fácil. Esto es lo que debes hacer si quieres que los signos se enamoren de ti:

Aries 

Con Aries lo mejor que puedes hacer es ir al grano, y ser directo y atrevido. No te cortes y cuéntale lo que le harías si pudieras compartir con él o ella, una noche de pasión. Si eres de las que te sonrojas cuando ves una peli porno o te muestran alguna página del Kamasutra, sin duda, que lo tuyo no es ligar con un Aries. Si por el contrario te gustan las emociones fuertes y pisar el acelerador del deseo, Aries no te defraudará. Eso sí, echa mano de tus reservas de energía, porque las vas a necesitar (y en grandes dosis), para seguirle el ritmo. Sus sentimientos pueden parecer muy complejos, pero en el fondo son muy sencillos de comprender, y si le interesas te lo dirá a la cara, sin rodeos. A Aries, que no es que tenga mucha paciencia, lo mejor es entrarle de frente, con sinceridad, y dándole una de cal y otra de arena. Tiene predisposición a la aventura, a los enamoramientos y a las pasiones desbordadas, hasta que encuentra a su media naranja, a la que se entrega incondicionalmente. 

Tauro

Con este signo del Zodíaco no valen de nada las prisas, así que si te has “enganchado” con un Tauro y quieres que sea tuyo o tuya aquí y ahora, ves planteándote otra estrategia que no sea la de acoso y derribo o no tendrás nada que hacer. Lo suyo es ir con calma. No se apresura a la hora de tomar decisiones, no entrega su corazón a cualquiera, ni se mete en la cama de cualquiera. Tendrá que ser la otra persona la que ponga todo de su parte si quiere acelerar un poco sus tiempos. Tauro puede lanzarse, pero una vez que lo ha meditado mucho, y una vez que ha calculado  bien los riesgos. ¡Ah! Y una vez que se ha decidido se entrega totalmente a la persona que ama. Tímido, práctico, precavido, fiel, sincero… Tauro no es muy dado a las demostraciones excesivas de amor y menos públicamente. Aunque en la intimidad puede ser un osito mimoso y muy tierno que no dejará de demostrarle a su pareja lo mucho que le quiere. No soporta ni una fisura en la confianza que tiene hacia pareja, y todo lo hace para huir de un fantasma que le puede hacer mucho daño: los celos. 

Géminis

Géminis es de esas personas que derriten al prójimo con un ingenio sin igual, con unas conversaciones de lo más sesudas y con un encanto que derrite, así que si quieres llegar a su corazoncito tienes que jugar con las mismas armas. Tu mejor aliado en esta batalla será la palabra. Que no te deje nunca callado, porque además Géminis no soporta el silencio. Saca a relucir un tema interesante, crea un buen debate, exponle tus razonamientos y no le des la razón a la primera. Le tendrás enganchadito, por lo menos hasta que consiga llevarte a su terreno con sus argumentaciones. Aunque a Géminis le gusta jugar en esto del amor y la conquista, seducir y coquetear, no pienses que es excesivamente frívolo, aunque sí inconstante. Apúntate en letras muy grandes, en algún sitio visible, que este signo puede tener más de una pareja a la vez. Así que tendrás que afanarte para ser especial y para que se centre solo en ti. Le tendrás que demostrar que además de una pareja, puedes ser un amigo más que le puede acompañar en todas sus salidas y entradas y que tienes una capacidad de adaptación increíble a cualquier ambiente. ¡Ah! Le encantará que caigas bien a sus amigos, así que intenta metértelos en el bolsillo. 

Cáncer

Cáncer anhela tener una pareja a la que cuidar, mimar, querer y con la que compartir todo lo que tiene, tanto material como emocionalmente. Necesita tener todo atado, por eso su mar de inseguridades se desvanecerá con una pareja más experimentada y que sepa capear sus altibajos emocionales. Ten en cuenta que además es bastante tímido y que teme el rechazo, por eso tardará en decidirse o, incluso, puede mostrar desinterés por mucho que le gustes. Así que si en los primeros acercamientos sientes que no le gustas, no desistas, que simplemente puede ser una fachada. Con Cáncer hay que ir despacio, y ganarse su confianza día a día, para que vaya bajando sus defensas y se vaya sintiendo más seguro. Miraditas cómplices, sonrisas, mensajes cariñosos al móvil, llamadas por sorpresa simplemente para preguntarle qué tal está… pueden ser los primeros pasos para ir rompiendo sus barreras. Al ser un signo muy emocional, le llegarás al corazón a través de pequeños gestos, de pequeñas demostraciones de amor que para él podrían ser enormes. Sorpréndele con cosas de lo más variopintas porque a Cáncer no le gusta hacer lo que todo el mundo hace. 

No dejes de escucharle, pues para él es fundamental tener la sensación de que sus cosas, sus preocupaciones, su trabajo, su familia… le importan a la otra persona. Gánate su respeto y tendrás mucho ganado, pues necesita respetar y admirar a la persona que tiene al lado. 

Leo

Si te has propuesto domar a ese Leo que ha tocado tu corazón de pleno, el primer paso será dejarle creer que es él o ella quien te conquista a ti, que es el quien te lleva a su terreno. Muéstrale tu parte más dulce, mimosa y cariñosa y empezarán a caer todas sus barreras y aflorará esa nobleza que lleva dentro. Ten en cuenta que es muy apasionado, entregado cuando ama a alguien de verdad, lo suficientemente romántico y excesivamente dramático en sus demostraciones, pero también en sus discusiones, así que no tientes a la suerte para que no saque a relucir su mal genio. No escatimes en gastos para llegar a su corazón pues le encanta que le inviten a los lugares más de moda de la ciudad, a los restaurantes más top, a las últimas exposiciones… todo esto le hace sentirse especial. Pero hazle saber que tú también eres especial y una persona de la que puede sentirse orgulloso vaya por donde vaya. Además, le gusta tener al lado a alguien con iniciativa, imaginación, inquietudes, buena conversación, sentido del humor, que sea generoso, extrovertido, que pueda introducirlo en su círculo amistoso sin problemas… Toma nota y trabaja todas estas cualidades. Y procura no ser malpensado con él ni tampoco egoísta, pues no lo soporta. Cuando ya tengas más o menos claro que Leo puede corresponder a tus sentimientos, no escatimes en demostrárselos en público. Si ya le presentas ante tus familiares y amigos como el único, como la persona más importante de tu vida, tendrás mucho terreno ganado. 

Virgo

Virgo es de esas personas que prefiere ser conquistado a conquistar, así que ve mentalizándote para ser tú quien vaya tomando la iniciativa en las maniobras de acercamiento hacia él. Pero olvídate de brusquedades y prisas, ante todo tranquilidad y mucha paciencia. Con él o ella hay que ir poco a poco para que su corazón empiece a latir por ti y se vaya abriendo. Eso sí, no te desesperes, pues aunque esté loco por tus huesos hará todo lo posible para que no se le note demasiado hasta que no esté completamente seguro. Virgo busca a alguien con intereses comunes, que le dé tranquilidad y que sea práctico y ordenado como él. Cuando encuentra a alguien así, Virgo está dispuesto a darlo todo, pero demandará la misma entrega y atención de la otra persona. A Virgo no le gustan en exceso los juegos, y que por ejemplo, hoy te entregues a él al cien por cien y mañana no le cojas el teléfono. Esto le hace tener una sensación de inestabilidad que no le gusta nada de nada. Una pequeña frase que para ti quizá no tenga importancia para él o ella puede significar el punto y final de lo que pudo ser y no fue en vuestra historia de amor. 

Libra

Lo más importante para llamar la atención de un Libra es entrarle por los ojos. Como ya es de sobra conocido, se siente muy atraído por la belleza en todas sus expresiones, por lo que lo primero que le atraerá de alguien será su aspecto. Para ir avanzando, este gusto por lo bello abre mucho el abanico de posibilidades para su conquista. Inolvidables y románticas veladas a la luz de las velas y con música suave, visitar una exposición de pintura, ir a un concierto, a ver una obra de teatro, mimarle, tener pequeños detalles cada día y algún regalito de vez en cuando, una escapada a un sitio especial… Aprovecha todo esto para ir ganando puntos con él o ella. Interésate por lo que hace, bríndale su apoyo, pero también haz que tenga interés por lo que haces tú y por las cosas que te gustan. Y déjale muy claro desde el principio que estás dispuesto a hacer cualquier cosa para que vuestra relación no caiga en la rutina. Es muy curioso, así que fomenta su curiosidad, y no le reveles todas tus cartas desde el principio. Libra es un signo muy social, así que le encantará tener a su lado a alguien que sepa adaptarse a cualquier circunstancia, a cualquier reunión, que pueda presentar a sus amigos, que esté siempre dispuesta a hacer planes con él y que le encante a todos. 

Escorpio

Para llegar a conquistar a un Escorpio, hay que tener muy claro qué es lo que se quiere. Cuando se empieza su conquista ya no hay marcha atrás, hay que actuar con decisión y sabiendo hasta dónde se está dispuesto a llegar. El primer paso para acercarse a su corazón es ganarse su respeto. Nada de juegos ni estrategias, ni dobles intenciones, pues con él o ella nada de esto funciona. Aunque Escorpio prefiere reservarse muy mucho sus sentimientos, no querrá que tú te guardes los suyos ni que pongas trabas a la hora de expresar el amor que sientes. Para llegar hasta Escorpio hay que emplear mucho tiempo y energía. No hacen falta muchas palabras para atraerle, prefiere la expresión física, las miradas sugerentes, el hacerse de rogar. La sutileza es una buena arma para llegar hasta este signo. Otra, hacerle creer que lleva las riendas de todo. Con Escorpio hay que desarrollar una increíble sensibilidad y una potente intuición, e intentar sintonizar con su parte más interna para poder estar al corriente de sus altibajos emocionales. Es difícil darse cuenta de que algo le preocupa hasta que explota. Por ello habrá que tener listo todo un número de trucos inteligentes para ese malestar anímico que a veces le asola. El sentido del humor puede ser un gran aliado para conseguir que se relaje.

Sagitario

La primera toma de contacto con un Sagitario es mejor a través de la amistad. Es muy escurridizo y reacio al compromiso, por lo que hay que actuar con él o ella como un amigo con el que compartir animadas charlas, suculentas comidas, deportes y viajes, y ser alguien que le escucha, que sale con sus amigos y que se ríe de sus bromas casi infantiles. Es como un niño pequeño. Y es que a Sagitario le atraen mucho las personas que se ríen de sus gracias y que tienen sentido del humor. Con él es muy difícil aburrirse y le gusta que quien esté con él también sea alguien divertido. Siempre está pensando en lo siguiente que tiene que hacer y no para de inventar cosas, por lo que tú tienes que ser igual. No es de los que se quedan en casa, le encanta la vida social y tendrías que seguirle el ritmo. Cuando ya crucéis la línea de la amistad hacia el amor, deja que sea Sagitario quien te ligue o por lo menos que eso piense. Le encanta el juego de la conquista, las emociones fuertes que conlleva. Y le gustan mucho los desafíos, por lo que tampoco le viene mal que de vez en cuando le des un no por respuesta para que mantenga el interés. 

Capricornio

Respeta sus tiempos. Capricornio tiene otros tiempos, y si le has echado el ojo a alguien de este signo tienes que tener esto muy en cuenta antes de lanzarte a su conquista. Si tienes la paciencia suficiente como para ir poco a poco a poco, no agobiarle y darle todo el espacio que necesite, descubrirás que tienes a tu lado a alguien que te ofrece un refugio seguro para toda la vida. Entra en él, sin prisa pero sin pausa, y  no dejes de sumergirte en sus profundidades. Es el mejor modo de sacar su verdadera máscara. Además, deberás saber respetar sus silencios, su parcela de privacidad, su prudencia y su necesidad de tranquilidad en su vida. A cambio Capricornio te sorprenderá con su madurez, con un sentido del humor muy inteligente, con unas dotes para el sexo de lo mejorcito del Zodiaco, y con un sentido de la lealtad, que si acabas siendo su pareja estable, se convertirá en una fidelidad extrema. 

Acuario

El mejor modo de acercarse a un Acuario al que has echado el ojo es a través de la amistad. Intenta primero convertirte en un buen amigo, busca temas de conversación sobre cualquier cosa, que vea que tienes facilidad para relacionarte, para razonar de forma inteligente y original y para hablar de todo con absoluta libertad de pensamiento. Si es sobre alguna causa solidaria o algún proyecto en el que estés involucrado, captarás su atención al instante. Además, que vea que eres una persona segura, decidida, que sabe lo que quiere, que no le importa improvisar, que tiene soluciones para casi todo, que no huye del riesgo… Échale muchas dosis de imaginación y muchas ganas porque cuando Acuario te note con ojitos enamorados, huirá rápidamente. Tampoco le abrumes con tu faceta más vulnerable porque hará el efecto contrario. Muéstrale tu lado más generoso a todos los niveles. 

Piscis

Llegar hasta Piscis es relativamente sencillo, hay que ir derechito hacia sus sentimientos, a despertarle esa fibra que tiene tan sensible, a tocarle su corazoncito… Tienes que ganarte su afecto día a día. Intenta provocar sus ganas de conocerte despertando su curiosidad y buscando una compatibilidad mental y espiritual, más que la simplemente física. Háblale de temas poco habituales y le habrás enganchado a ti. Además, ten en cuenta que Piscis no es de los signos que dan el primer paso; prefiere que sea el otro el que se lance, pero nada de brusquedades. Eso sí, suele ser muy receptivo y empático con los problemas ajenos, así que ataca a su vena compasiva, cuéntale tus problemas, tus desvelos… y tendrás una pizca de terreno ganada en su corazón. Y si piensa que puede ayudarte, mejor que mejor. Hazle sentir especial, adúlale un poquito, trátale con muchos mimos y dulces palabras, intenta que se sienta seguro y cómodo cuando está contigo… y no pierdas nunca de vista el lado romántico y mágico de la vida. Le encanta.