LO QUE LE COSTÓ A CADA SIGNO DEJARTE IR